Un triunfo de quiebre

Se vio algo diferente en Avellaneda. No por el nivel de juego: este Boca ha jugado mejor que contra Racing, ha demostrado más fútbol y dinámica en otras oportunidades, incluso con Rodolfo Arruabarrena de DT. Pero sí por la cabeza: como pocas veces, el Xeneize entendió el partido. Lo manejó, lo controló, y pegó cuando […]

Se vio algo diferente en Avellaneda. No por el nivel de juego: este Boca ha jugado mejor que contra Racing, ha demostrado más fútbol y dinámica en otras oportunidades, incluso con Rodolfo Arruabarrena de DT. Pero sí por la cabeza: como pocas veces, el Xeneize entendió el partido. Lo manejó, lo controló, y pegó cuando tenía que pegar. Fue, como dice la tribuna, pillo para llevarse un triunfo que lo metió en octavos y le infló la confianza.

El equipo comprendió que Racing no iba a ser el torbellino ofensivo que goleaba en el torneo local. Sabiendo que el rival también se conformaría con un empate, fue cerrándole los caminos y, de a poco, robándole la pelota para ir avanzando a paso lento pero seguro en zona contraria. La ubicación de Cubas, el toque de Gago y las intenciones de Pérez y Lodeiro hicieron del mediocampo xeneize una telaraña que se iba expandiendo hacia adelante cuando se veían resquicios. Tevez pivoteando fue el faro para el adelantamiento.

Es imposible no incluir en esta maduración del equipo al cuerpo técnico.La sorpresiva lesión de Federico Carrizo hizo que Guillermo Barros Schelotto modificara el esquema horas antes del partido, despistando a Facundo Sava.La inclusión de cuatro volantes le quitó dinámica y sorpresa al equipo, pero ganó en orden y le alcanzó pisar dos o tres veces el acelerador a través de desbordes de Cristian Pavón para terminar la faena.

Resta mucho camino por andar y pruebas por superar, pero la paciencia y el orden con que Boca encaró el partido en Avellaneda encienden una ilusión en un equipo que busca dejar atrás la irregularidad. Fue un triunfo diferente: un triunfo bien copero.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.