Del empate a la fecha

Boca y River vuelven a verse las caras en esta modalidad peculiar del fútbol argentino que, fomentando la histeria, propone dos clásicos en el semestre. Después del empate en cero en el Monumental el pasado 6 de Marzo, ambos equipos transitaron un camino similar en cuanto a la cantidad de partidos disputados, pero algo diferente […]

Boca y River vuelven a verse las caras en esta modalidad peculiar del fútbol argentino que, fomentando la histeria, propone dos clásicos en el semestre. Después del empate en cero en el Monumental el pasado 6 de Marzo, ambos equipos transitaron un camino similar en cuanto a la cantidad de partidos disputados, pero algo diferente a la hora de los resultados.

Aquella tarde de domingo Guillermo llevaba apenas unos días al frente del equipo y todavía no se podía apreciar la idea de juego del nuevo cuerpo técnico, ni tampoco una mejora en el nivel futbolístico. Boca hizo su negocio, empató sin goles, evitó otro golpe a un plantel caído anímicamente y desde entonces empezó a construir una identidad, con algunos resultados adversos en el medio, que se plasmó en las últimas semanas con picos de rendimiento tanto en Torneo como en Copa Libertadores.

Desde el 6 de marzo a la fecha se jugaron 5 partidos de la competición local y el camino recorrido por Boca y River fue bien distinto. El Xeneize no empató, logró tres buenos triunfos en la Bombonera: ante Unión (2–1), Atlético Rafaela (3–0) y Aldosivi (4–1); mientras que en cada salida cayó con actuaciones decididamente flojas: Lanus (0–2) y Tigre (0–2). Por su parte, el equipo de Gallardo, sólo logró un triunfo: como visitante ante Olimpo (1–0); sumó dos empates en casa, Banfield (1–1) y Sarmiento (2–2), y dos derrotas en condición de visitante, Colón (1–4) y Patronato (1–2).

Si a la estadística del Torneo Local se suman los cuatro partidos de Copa Libertadores que disputaron cada equipo, la cosa se equilibra un poco más a pesar de que Boca no sumó derrotas y River cayó 2 a 1 en su visita a Sao Paulo. Ambos sumaron un buen empate en la altura de La Paz, el equipo de Gallardo goleó a The Strongest en el Monumental pero dejó dudas ante Trujillanos en el mismo escenario, mientras que el Xeneize superó a Bolivar en casa, dio una muestra de carácter ante Racing en Avellaneda y aplastó a Deportivo Cali en el último partido de la fase de grupos.

El dato duro indica que desde aquel empate en el Monumental a la fecha Boca y River disputaron nueve partidos cada uno. El Xeneize ganó 6, empató 1 y perdió 2, alcanzó un total de 20 goles a favor y 10 en contra, mientras que el rival de turno sumó 3 victorias, 3 empates y 3 derrotas, con 18 goles a favor y 15 en contra.

Desde los números, Boca llega en mejor momento, impulsados por un rendimiento determinante de Lodeiro con 4 goles y Chávez con 3 desde el primer Súper del semestre. La estadística muestra una realidad, pero, aunque parezca trillado, los clásicos son distintos y el domingo la verdad se verá en cancha.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El ánimo alto» por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó a Sarmiento de Junín en una Bombonera repleta y se acomodó en la tabla anual. Fue por 2 a 0 con goles de Luis Vázquez y Frank Fabra.

«Un Boca en crecimiento», por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó por 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata y sigue prendido en la tabla anual. Los niveles de Cardona y Almendra y las vueltas de Salvio y Villa agrandan el plantel de Battaglia.

Los números del nueve

Luis Vázquez es una de las gratas noticias del semestre xeneize: el delantero se afianza a fuerza de goles en la primera que dirige Battaglia y analizamos sus números.