Cuidar el cero

Durante el final del ciclo Arruabarrena y en el comienzo de la etapa de los mellizos Barros Schelotto, la crítica a Boca pasaba por la falta de gol. Hasta el zapatazo de Carrizo en la altura de La Paz, el Xeneize acumulaba apenas cinco tantos en 10 partidos. Sin embargo, tenía como virtud terminar con […]

Durante el final del ciclo Arruabarrena y en el comienzo de la etapa de los mellizos Barros Schelotto, la crítica a Boca pasaba por la falta de gol. Hasta el zapatazo de Carrizo en la altura de La Paz, el Xeneize acumulaba apenas cinco tantos en 10 partidos. Sin embargo, tenía como virtud terminar con la valla invicta en varios encuentros. Justamente allí apunta el nuevo reclamo.

Los equipos alternativos en el torneo doméstico y los espacios que deja el “Boca titular” cuando ataca provocaron que de los últimos 11 encuentros al Xeneize le hayan convertido en ocho (sólamente mantuvo el cero en las victorias ante Atlético Rafaela y Racing, y el empate con River).

Donde más sufre Boca es por el lado del lateral derecho: ni el lesionado Peruzzi, ni el juvenil Molina Lucero ni el polifuncional Jara se han podido afianzar en ese puesto durante 2016. En Paraguay, ante la salida obligada de Gino y sin un ‘4’ natural en el banco, Guillermo optó por Tobio.¿Será el central ex Palmeiras una opción por la banda derecha como lo fue Roncaglia en 2011/12? Por la idea de juego de los mellizos, parecería difícil, aunque Fernando aportaría firmeza en la marca y buen juego aéreo en defensa.

Con las bajas de Lodeiro, Gago y Chávez, Boca perdió nueve de los 22 goles que convirtió en el ciclo GBS. En estas instancias donde la mayoría de los equipos no sale a arriesgar demasiado y los arcos empiezan a cerrarse, cuidar el cero comienza a ser fundamental.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.