Lo demás no importa nada

Será también una noche fría, será también una Bombonera a reventar. Será un escenario, afortunadamente, diferente: once años pasaron de aquel último choque decisivo de cuartos de final, aquel triste 0–0 ante Chivas de una serie que se definió en la ida en México. Con un resultado mucho más esperanzador, nuevamente el pase a semifinales […]

Será también una noche fría, será también una Bombonera a reventar. Será un escenario, afortunadamente, diferente: once años pasaron de aquel último choque decisivo de cuartos de final, aquel triste 0–0 ante Chivas de una serie que se definió en la ida en México. Con un resultado mucho más esperanzador, nuevamente el pase a semifinales se pierde o se gana en Brandsen 805. Y entre tanto ruido, entre tanto rumor, entre tanto conventillo, Boca va a por una velada histórica, una más en la enciclopedia azul y oro.

Mientras en los medios -deportivos y no tanto- le dan vueltas al tema Osvaldo y anuncian negociaciones de un mercado de pases que todavía no arrancó, el hincha de Boca se despierta, almuerza, se acuesta, trabaja y estudia con la cabeza en el pitazo inicial de este jueves. No es una Copa más: es la ilusión de la vuelta de Tevez, de la conducción de Guillermo. Las lesiones empañaron el sueño, pero el esfuerzo y el resurgir del equipo lo hacen ver nítido de nuevo.

El pase a semifinales significaría además un parate en el torneo para recuperar soldados, para reforzase en las zonas todavía débiles. Amén de la enjundia intrínseca al gen uruguayo y de las aptitudes para ser visitante del rival, Boca también tiene argumentos que, aún con falencias, sostienen su carrera en la Libertadores: inteligencia pragmática para saber llevar los partidos, poder ofensivo con vértigo y dinámica por las bandas, y unos centrales y un arquero que se notan más seguros.

Tras una semana donde entre tanta parafernalia ni siquiera se valoró el empate con gol de visitante en Montevideo, llega la hora de la verdad. A partir de este jueves a las 00.01 habrá que hacer un bollo con toda la tinta escrita y grabar encima de los dichos de la radio y la televisión. “Ponemos en juego seis meses de trabajo”, dijo Tevez. Tras el desahogo de los dos títulos de fines de 2015, Boca va por un paso importantísimo para llegar a la alegría máxima.Pasemos a semis, que lo demás no importa nada.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…