Poder de fuego

18 goles en diez partidos de Copa Libertadores no es una cifra que permita dimensionar la importancia de la parte ofensiva en el andar de Boca. Aunque el promedio de gol no lo exprese, la delantera ha sido la zona más determinante en lo que va del torneo, no sólo convirtiendo si no también dominando […]

18 goles en diez partidos de Copa Libertadores no es una cifra que permita dimensionar la importancia de la parte ofensiva en el andar de Boca. Aunque el promedio de gol no lo exprese, la delantera ha sido la zona más determinante en lo que va del torneo, no sólo convirtiendo si no también dominando al rival y complicando su salida y su juego. Con una defensa con algunas dudas todavía, el predominio xeneize en la Copa se expresó por el nivel de sus atacantes. Y ahora, tras el parate, Boca y Guillermo Barros Schelotto tendrán el desafío de mantener su poder de fuego en el área rival.

Con Carlos Tevez como faro, ya con cuatro goles en lo que va de la Libertadores, Guillermo ha reforzado en estos primeros dos partidos del semestre su idea madre: explosión y dinamismo por las bandas, con Carlitos tirándose atrás como lanzador. Cristian Pavón confirmó su buen momento en este arranque, pero estará ausente en Quito y habrá que buscar una alternativa. Federico Carrizo es el que más vértigo puede aportar, aunque con menos explosión. Darío Benedetto, recién llegado, demostró mucha llegada al área en el amistoso contra Olimpia y es una alternativa interesante, a pesar de su poco tiempo. Más atrás aparecen Andrés Chávez, que arrastra una dolencia pero puede aportar mucho en el contraataque en la altura; Walter Bou, todavía sin minutos; y Sebastián Palacios, hoy relegado.

Pero además de la delantera, un punto clave en cada partido que Boca dominó a sus rivales fue la llegada al área de sus volantes. Nicolás Lodeiro, recuperado de su lesión, es vital en este rol, mientras que Guillermo deberá apostar por otro volante entre Pablo Pérez o Fernando Zuqui; el ex Newell’s pareciera tener más claridad en zona ofensiva. Un aporte que no puede ser desmerecido es el de los laterales, sobre todo de Frank Fabra: si el defensor vuelve bien de su excursión en la Copa América con Colombia, es una importante carta bajo la manga.

La conclusión más positiva de los dos primeros partidos del semestre es que Boca profundizó la idea dinámica y agresiva de Guillermo, esa que la llevó a tener sus mejores partidos en lo que va de la Copa. Con más variantes, con lesionados ya recuperados y una pretemporada ideal encima -aunque con Pavón suspendido-, el poder de fuego xeneize sigue siendo la llama que aviva la ilusión.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…