Cambio de ciclo

La sorpresiva derrota ante Independiente del Valle en La Bombonera dejó la herida abierta para un grupo de jugadores que, más allá de las alegrías de 2015, supo soportar bajo su lomo dolorosas derrotas, tanto a nivel local, como internacional. Es por eso que un nuevo estallido no podía pasar desapercibido por la historia de […]

La sorpresiva derrota ante Independiente del Valle en La Bombonera dejó la herida abierta para un grupo de jugadores que, más allá de las alegrías de 2015, supo soportar bajo su lomo dolorosas derrotas, tanto a nivel local, como internacional.

Es por eso que un nuevo estallido no podía pasar desapercibido por la historia de Boca; el terromoto generado por el equipo de Repetto se cobró un par de víctimas: la más significativa hasta el momento es el alejamiento del Cata Díaz, a lo que puede sumársele la inminente salida de Agustín Orion tras cinco años; además, Sebastián Palacios, Marcelo Meli, Cristian Chavez, Cristian Erbes, Fernando Tobio, Nicolás Lodeiro y Alexis Rolínhan dejado la institución. “Hay un cambio de ciclo en Boca, eso seguro. Pero hasta no ver los resultados, no sabremos si fue positivo”, aseguró Quique Hrabina en MuyBoca Radio acerca del evidente recambio en el plantel.

El inconveniente viene dado por la falta de incorporaciones, que ante tal desmantelamiento, no parecen llegar, aún cuando restan 20 días para la vuelta del fútbol. Esto viene ligado a otra restructuración, al interior de la Comisión Directiva. Ya que Juan Simón, hasta ahora manager de la institución, fue relegado de su cargo en pleno mercado de pases, el ámbito donde supuestamente debe estar activo. Es que Daniel Angelici pareciera estar más avocado en negociar personalmente cada transferencia (lo que a veces puede marearlo como en el caso de Daniel Torres). “Los ciclos son así, se regeneran constantemente. Ahora se formará una nueva base, que tiene que funcionar”, agregó Hrabina.

Por último, la continuidad de Carlos Tevez y la salida de los anteriores referentes posicionan a ‘Carlitos’ como el referente principal al seno del grupo. La ya ratificada capitanía es el símbolo de un cambio de esquema que parece, a priori, hecho a pedir del 10, que había manifestado su inconformidad con el 4–3–3 que lo tenía como nueve. Guillermo parece tornar a un esquema que lo tiene mejor contenido, con dos jugadores a los costados en una línea de tres, y jugando detrás del centrodelantero, como supo hacerlo en sus últimos momentos en la Juventus.

Era el momento de mutar, y el Mellizo está en ese camino, aunque necesita más material para terminar de concebir su nuevo Boca. Las crisis generan estos movimientos, y generan, ni más ni menos, que una nueva oportunidad.

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.