Un equipo bien ancho

El pasado fin de semana Boca sumó su primer triunfo en el torneo local, fue una goleada contundente, con momentos de buen fútbol y empezando a mostrar el sello típico de un equipo de los Barros Schelotto: el ataque por las bandas. La idea del Xeneize es clara: dos extremos rápidos y encaradores en cada […]

El pasado fin de semana Boca sumó su primer triunfo en el torneo local, fue una goleada contundente, con momentos de buen fútbol y empezando a mostrar el sello típico de un equipo de los Barros Schelotto: el ataque por las bandas.

La idea del Xeneize es clara: dos extremos rápidos y encaradores en cada banda, dos laterales que suban casi al mismo tiempo y lleguen a pisar el área. Así Boca obligó por sistema a replegarse muy cerca de Olave a Belgrano de Córdoba, con Tevez y Pérez en la gestación direccionando cada ataque,Bou como faro en el área para fijar a los centrales y cuatro jugadores ensanchando la defensa rival. Siete hombres en campo rival de forma constante.

Centurión y Pavón son claves en esta idea. Ambos aportan desequilibrio en el mano a mano, con gambeta y velocidad pueden desbordar o encarar para adentro, además los dos están dispuestos a dejar su cuota de sacrificio para presionar arriba o cruzar rápido la línea de la pelota, según la situación lo indique. El domingo intercambiaron de banda en varias oportunidades, otra de las soluciones que aportan. La duda pasa por los reemplazos, salvo Solís, Guillermo no parece tener jugadores con esas características, en la primera fecha la opción de extremo fue Castellani y no salió bien.

Los laterales también tienen su cuota importante. Tanto Fabra como Peruzzi pasaron constantemente al ataque para generar aún más ensanchamiento de la defensa rival y otra opción de pase. Por la izquierda, al ser diestros los dos extremos, se generó mucho 2–1 al lateral rival, mientras que por la derecha el aporte de Gino Peruzzi fue generalmente picando al vacío, buscando la descarga de alguno de los volantes, así llegó a pisar el área en varias oportunidades.

Parece una idea simple y básica en el fútbol moderno, pero lleva su trabajo y requiere de especialistas: un volante central posicional que tenga buena ubicación y se limite a cortar y entregar rápido, dos centrales firmes y veloces para cubrir la espalda de los laterales y un juego dominante a partir de la posesión de la pelota. El pasado domingo se vio la idea de equipo ancho que quiere Guillermo; para el próximo partido, y posiblemente por un par más, el DT tendrá que trabajar la idea con el atenuante de la ausencia de Carlos Tevez.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.