Objetivo reconstrucción

Atrás ojalá queden esos fantasmas impropios de Boca, ese descenso con el que el equipo coqueteó al final de la Liga pasada. Atrás ojala queden también los rumores, el conventillo de pasillo, el run run de que en el club se ve al básquet, deporte histórico de la institución, como un gasto inservible, condenado a […]

Atrás ojalá queden esos fantasmas impropios de Boca, ese descenso con el que el equipo coqueteó al final de la Liga pasada. Atrás ojala queden también los rumores, el conventillo de pasillo, el run run de que en el club se ve al básquet, deporte histórico de la institución, como un gasto inservible, condenado a desaparecer.

Arranca una nueva Liga Nacional para el Xeneize, esta vez bajo la conducción técnica de un hombre del riñón como Ronaldo Córdoba, entrenador de las categorías menores. Y, con perfil bajo pero variedad y ganas, la camiseta azul y oro parece estar bien representada pensando en el torneo.

“El viaje de pretemporada a Esquel nos sirvió para ir conociéndonos y afianzándonos como equipo. Estamos bien, ansiosos. Tenemos un plantel largo, con dos jugadores por puesto, y muchos de ellos son jóvenes. Hay varios jugadores altos y completamos un grupo con buena estatura”, analizó en MuyBoca Radio el pivote Pedro Calderón, conocedor de los pasillos de Brandsen 805 -veterano de mil batallas, es ya su tercer ciclo en el club-.

La juventud que remarca Calderón se hace carne en la figura de Lucas Gargallo, un proyecto del club que ya es una realidad y aspira a seguir creciendo: “Para nosotros Gargallo es el orgullo de nuestro básquetbol. Él aspira a ser el mejor sexto hombre de la LNB, y el objetivo nuestro es que sea el capitán del equipo y la imagen del básquet del club”, explicó el DT Córdobatambién en charla con MuyBoca. En un equipo sin estrellas, quien quizá llama la atención por su origen pero también porque puede ser la carta ganadora del equipo es el excéntrico griego Fotios Lampropoulos, interno que jugó en Ferro la temporada pasada y, amén de su irregularidad, demostró condiciones de sobra para el básquet local.

Una de las incógnitas del equipo es el rol de los americanos que trajo Boca, quienes fueron elegidos por el entrenador boquense en un viaje a Estados Unidos. El mismo Ronaldo Córdoba explicó cómo ven a ambos foráneros para adecuarse al plantel: “A James y Johnson los vimos en Las Vegas, hay que enseñarles cómo es el básquet FIBA. Buscamos variantes en el nivel universitario por un tema de costos, tienen muchísimas condiciones físicas y técnicas; ahora la duda es su entendimiento del juego, porque hay diferencias tácticas entre cómo es allá y cómo es en Argentina”.

Pibes como Gargallo o el debutante en Liga Vasirani que apuestan a cooperar con humildad. Veteranos como Calderón, Funes o el base Lucas Pérez, buscando consagrarse como guía titular en un equipo. El aporte que puede ser un salto de calidad de los extranjeros, con la duda sobre la adaptación de los yankees y la irregularidad de Fotios. La mano de Ronaldo Córdoba, hombre del club. Este viernes en la Bombonerita larga el sueño xeneize. Un sueño que, más que nada, se compone de dejar atrás las pesadillas del pasado reciente y poder disfrutar de un equipo regular y cumplidor.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.