Pérez, un estilo de 5 diferente

El colombiano y su buen partido contra Quilmes obligan a poner el foco en el debate sobre el volante central en la previa del juego contra Tigre: ¿qué clase de mediocampista le conviene tener al equipo de Guillermo? Una nueva camada de colombianos llegó a Boca en este último tiempo, trayendo esperanza, almacenando ilusiones y, sobre […]

El colombiano y su buen partido contra Quilmes obligan a poner el foco en el debate sobre el volante central en la previa del juego contra Tigre: ¿qué clase de mediocampista le conviene tener al equipo de Guillermo?

Una nueva camada de colombianos llegó a Boca en este último tiempo, trayendo esperanza, almacenando ilusiones y, sobre todo, alimentando las ansias de títulos internacionales.

El país cafetero tiene un historial imborrable en la retina de los hinchas. Parece que hubiese sido ayer cuando Óscar Córdoba tapaba penales, el ‘Patrón’ Bermúdez ganaba en las áreas, o cuando el ‘Chicho’ Serna comandaba el mediocampo: este precedente forma parte del currículum de cualquier jugador proveniente de esas tierras. Pero Sebastián Pérez se encargó de diferenciarse de sus compatriotas desde la primera pelota que tocó.

Acostumbrados a que el jugador colombiano tipo sea aguerrido, fuerte, temperamental, de corte, los hinchas se encontraron con una grata sorpresa: Pérez se presentó como un jugador ideal para suplantar la ausencia de Gago. Diestro, elegante, técnico y con visión, fue el jugador de más toques en el partido ante Quilmes: 108 para ser exactos, acertando el 90%. Y si bien las estadísticas son meros porcentajes, la sensación general fue representativa de lo que reflejaban los números.

Jugando a dos toques, control y pase, comandó y equilibró al equipo a base de juego y quites estratégicos, siempre con la palma abierta para pedir la pelota, como lo hacen los cincos talentosos a los que les gusta que le llegue a los pies. Gesto que comparte con Gago y Banega, jugadores admirados y analizados por Sebastián, quien se animó a mostrar chapa tanto adentro como afuera de la cancha, diciendo que “hay que manejar los tiempos en un fútbol tan intenso, no ser todo ida y vuelta”.

El ‘5’ proveniente de Atlético Nacional puso en evidencia lo bien que le hace al equipo un volante central de juego, que ayude a Pablo Pérez tanto en la creación como en el retroceso. Que maneje la pelota con criterio y autoridad. Que le dé tiempo para correr a los demás, mientras él piensa. Esto, además, abre un desafiante debate con vistas hacia el futuro: cinco de juego o cinco de marca. Cubas o Pérez. Betancur o Barrios. Y cuando vuelva Gago, referente y uno de los cracks del plantel, ¿qué pasa?

Sebastián Pérez ya hizo su presentación. Ahora deberá demostrar que en la historia Xeneize también hay lugar para los colombianos que en sus genes, traen incorporada la elegancia. Después de Lanús, victoria importantísima desde lo anímico pero con una baja desde lo futbolístico, ¿tendrá lugar Pérez contra Tigre en Victoria? ¿Por qué estilo de volante central se definirá Guillermo?

Comentarios

  1. No lo he visto a Barrios, pero por los otros cinco que tiene Boca, puedo asegurar que le falta uno de marca, tal como nos tiene acostumbrado nuestro club; porque cinco de juego nos sobran. El sistema que utiliza Guillermo no es malo, tiene que lograr que los externos cubran bien el carril correspondiente, en un trabajo coordinado con los marcadores de punta. ¡ Que delanteros para jugar de contra !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Que paso con los que escribían habitualmente en este blog?

  2. Ya lo comenté en otra nota el mediocampo de BOCA debe ser combativo y a su vez con volantes que lleguen…Pablo Pérez es un peligro…puede jugar a veces bien a veces mal …pero lo peor es que te deja en cualquier momento con 10 !
    Bentancur es un caso para psiquiatría: ¿Alguien me puede decir qué es lo que «corre» (o trota o camina) por sus venas?
    Gracias

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.