La presión de los 10 palos verdes

Rodrigo Bentancur está a pocos meses de partir rumbo a Juventus a cambio de una cifra millonaria. Pero, ¿cómo juega en su cabeza el subjetivo valor que el mercado fijó para él? Los historiadores marcan el comienzo de la Globalización como proceso político-económico-cultural el 9 de noviembre de 1989, con la caída del Muro de […]

Rodrigo Bentancur está a pocos meses de partir rumbo a Juventus a cambio de una cifra millonaria. Pero, ¿cómo juega en su cabeza el subjetivo valor que el mercado fijó para él?

Los historiadores marcan el comienzo de la Globalización como proceso político-económico-cultural el 9 de noviembre de 1989, con la caída del Muro de Berlín, y la disolución de la Unión Soviética dos años más tarde, el 25 de diciembre de 1991. Este desarrollo transformó profundamente la sociedad durante la década del ’90 y, por carácter transitivo, al fútbol, dentro del cual se vieron afectadas las interrelaciones de los clubes y los jugadores.

Rodrigo Bentancur nació en 1997 y se crió bajo el nuevo paradigma de éxito, que durante el último tiempo fue sinónimo de jugar en los más grandes clubes de Europa. Por eso, cuando Carlos Tevez volvió a Boca y Juventus exigió tener a cambio la prioridad de compra, pocos se opusieron. Y mucho menos lo hicieron cuando trascendió la cifra: 9.4 millones de dólares.

Una característica que trajo consigo esta nueva era fue la implementación definitiva del liberalismo en la mayoría de las civilizaciones occidentales, junto con aparición definitiva de la sociedad de consumo y de la libertad de mercado. Traducido al fútbol, este es el fenómeno que generó que cada enero/febrero aparezca un nuevo récord de transferencia y que jóvenes emigren a cambio de valores estrafalarios. Ambas situaciones combinadas resultan casi directamente en el caso del uruguayo.

Bentancur tiene 19 años y 46 partidos en Primera, superando apenas la cantidad que señala Coqui Raffo como la ideal para adaptarse a la máxima categoría (40). Ya suma dos títulos (Campeonato 2015 y Copa Argentina 2015), aunque ninguno de ellos lo vio como titular indiscutido del equipo, y mucho menos como figura. Aún no tuvo la oportunidad, siquiera, de deslumbrar con su indiscutible calidad: es difícil encontrar un sobresaliente rendimiento suyo en algunos de esos encuentros que disputó.


Sin embargo, allí siguen los casi nueve millones y medio de dólares que ofrece la institución más ganadora de Italia. Más firmes que nunca -se iría en el próximo mercado de pases-, en la espalda de un pibe que debe convivir con la presión de no solo demostrar cuánto cuestan sus servicios todos los domingos, sino de estar a la altura de un valor subjetivo que el mercado fijó para él y que se usa de guía para juzgarlo.

Por @gerbo__

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La increíble decisión que tomó Seba Battaglia antes del partido con San Lorenzo

El Xeneize jugará este martes, otra vez, con los chicos de la Reserva.

La historia de Valentín Barco, la nueva joya de Boca: los detalles que no conocías

El lateral izquierdo de 17 años jugó un buen partido ante Banfield e ilusiona su proyección de cara al futuro.

El emotivo y contundente posteo del Pulpo González en Instagram

El mediocampista jugó una buena serie contra Atlético Mineiro y rompió el silencio tras una semana de mucha polémica.