El prócer Bianchi

Mientras algunos recuerdan camisas, tablones o corbatas, Boca agradece copas. La estatua a Carlos Bianchi, que se descubrió este viernes en la Bombonera, es un justo reconocimiento al técnico que condujo al club a su tercera Libertadores, 22 años después de la segunda. La relación de Bianchi con esta competencia es especial. La ganó las […]

Mientras algunos recuerdan camisas, tablones o corbatas, Boca agradece copas.

La estatua a Carlos Bianchi, que se descubrió este viernes en la Bombonera, es un justo reconocimiento al técnico que condujo al club a su tercera Libertadores, 22 años después de la segunda.

La relación de Bianchi con esta competencia es especial. La ganó las dos primeras veces que la jugó con Boca. Se fue en 2001, volvió en 2003 y la levantó nuevamente (tres de tres) vengando, además, aquella derrota de 40 años antes con el Santos de Pelé.

No metió una cuarta seguida por aquellos penales de 2004 pero la semi en el estadio Liberti valió y se festejó más que una final, al margen del silencio circundante.

Carlos regresó en 2013 y con Chiqui Pérez en lugar del Patrón Bermúdez, con el pibe Marín en vez del Negro Ibarra, eliminó en octavos al último campeón mundial de Sudamérica (Corinthians) y en cuartos tuvo al borde del nocaut al que, según la prensa local, fue el equipo más parecido al Barcelona de Guardiola (el Newell’s de Martino).

¡A la salud del Virrey!

Por Marcelo Guerrero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más arriba

Boca superó 3 a 1 a Newell’s como local con un Pavón en nivel altísimo, que asistió y convirtió, y un doblete de Wanchope Ábila. El Xeneize aprovechó el tropiezo de Godoy Cruz y estiró las diferencias a seis puntos.

Remake

Boca, al igual que en el 2017, volvió a complicarse en el torneo en vísperas del encuentro ante Newell’s en la Bombonera. Tevez volvería a ser titular luego de las lesiones que lo afectaron: que sea el Benedetto de aquella tarde…

En el ojo del huracán

Agustín Rossi sufre, por primera vez desde que ocupa el arco xeneize, un fuerte cuestionamiento con respecto a sus actuaciones. Combinado con los malos resultados, algunos ya piensan en un reemplazo, sin reparar que ha dado garantías en tiempos de antaño.