En la cabeza de Axel Werner

Tiene 20 años y está atravesando sus primeros meses viviendo solo, ya sin la compañía de sus padres, sin el resguardo de su Rafaela natal. No es el único gran cambio en su vida: lo compró el Atlético Madrid, fue con la Selección a los Juegos Olímpicos y llegó a Boca a préstamo por un […]

Tiene 20 años y está atravesando sus primeros meses viviendo solo, ya sin la compañía de sus padres, sin el resguardo de su Rafaela natal. No es el único gran cambio en su vida: lo compró el Atlético Madrid, fue con la Selección a los Juegos Olímpicos y llegó a Boca a préstamo por un año. ¿Cómo acomodarse a esta vorágine? ¿Cómo manejar la ansiedad de jugar, las ganas de demostrar? ¿Cómo mantener la voluntad sabiendo que la comodidad de Europa espera al final del calendario? MuyBoca charló con Axel Werner para saber qué pasa por la cabeza de este joven de carrera meteórica que tuvo su primer partido este domingo, en el fallido amistoso ante Olimpia en Jujuy.

Sin responsabilidad en los goles, Werner tuvo algunas intervenciones sobrias y se lució cerca del final, tapando dos cabezazos a quemarropas del equipo paraguayo. Aún sin minutos oficiales, el pibe comenzó a sentir lo que es estar bajo los tres palos xeneizes y, con precisión, dio un diagnóstico de lo que se precisa para defenderlo: «El arco de Boca te demanda estar los 90′ al 100% con una tensión increíble, te llegan muy puntualmente. En 85′ casi no participé y las dos que fueron al arco terminaron en gol, pero al final tuve dos atajadas que fueron muy rápidas y por suerte pude despejarlas para el costado. Acá tenés que habituarte a eso, Boca está acostumbrado a marcar mano a mano en los últimos metros cuando tiene que arriesgar».

– ¿Cómo tomás la lucha en el día a día por el puesto con Sara?

-Apunto a tener una sana competencia y crearle un problema al técnico en el buen sentido, crearle una duda. Hoy le toca a Guille (por Sara), pero tengo que exigirlo y empujarlo de atrás.

– Ya tenés unos meses acá y sumaste tus primeros minutos, ¿qué te sorprendió de este club?

-Todo lo que genera Boca es multiplicado por 100. La gente que mueve, cómo lo viven, los medios… Cuando todo va bien, es bárbaro. Pero cuando las cosas no salen como uno espera, se multiplica lo malo también.

– ¿Cómo manejás el saber que estás a préstamo, que en un año tenés la comodidad de irte a Europa?

-Si bien es un orgullo, yo no pienso en que soy jugador del Atlético: hay pocas cosas más lindas que jugar en Boca. Hoy pienso en que estoy en el club más grande a nivel nacional y vine a tomar un compromiso, vine a hacer las cosas bien en Boca y quedarme acá por mucho tiempo. No vine a hacer la plancha e irme a España…

– Tenés 20 años y ya te vendieron a Europa, llegaste a la Selección, ahora a Boca… ¿Cómo hacés para no marearte?

-En un par de meses me pasaron cosas hermosas y eso lo valoro mucho, quiero disfrutarlo. Por cómo se vive el fútbol, es difícil frenar y disfrutar lo que tiene uno, pero sé que hay jugadores que ni en una carrera entera llegan adonde yo llegué.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.