Aprovechar el momento

Guillermo tiene poco más de dos semanas para encontrar el equipo, con casi todo el plantel a disposición, antes de la seguidilla fatal que tendrá antes de fin de año. Pero, más importante, para agarrar la regularidad que tanto necesita. Rosario Central, por Copa Argentina, el 2 de noviembre (a confirmar); Gimnasia, en el Bosque, el […]

Guillermo tiene poco más de dos semanas para encontrar el equipo, con casi todo el plantel a disposición, antes de la seguidilla fatal que tendrá antes de fin de año. Pero, más importante, para agarrar la regularidad que tanto necesita.

Rosario Central, por Copa Argentina, el 2 de noviembre (a confirmar); Gimnasia, en el Bosque, el domingo 6; el Canalla, otra vez, en La Bombonera, el 20; San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, el 27; Racing, de local, el 4 de diciembre; y River, en el Monumental, el 11. Guillermo tiene 20 días antes de tener que arrancar con una seguidilla que determinará cómo será el fin de año de Boca.

El choque ante los rosarinos por los cuartos de final será, además del Superclásico, trascendental. El sueño de participar en la próxima Copa Libertadores tendrá su primer golpe de realidad en ese encuentro que abrirá el mes y medio más duro del 2016. Pero el Mellizo corre dos ventajas: la primera -la más importante- es que, con Fernando Gago al borde de la recuperación, tendrá a todo el plantel a disposición para asentar un once titular con el que afrontar esos cinco partidos.

La segunda es que tendrá tres jornadas para hacerlo. Sarmiento será la primera prueba, con el regreso de Carlos Tevez. Luego, deberá visitar a Atlético Tucumán y, por último, recibirá a Temperley. Un trío accesible para intentar repetir por primera vez en el semestre la formación, algo fundamental para conseguir la tan necesaria regularidad.

La etapa de (re)construcción tiene fecha de entrega y la cuenta regresiva ya comenzó.

Por @gerbo__

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.