Goles son amores

Con el 4-0 ante Temperley, Boca se convirtió en el equipo que más tantos marcó en el campeonato y sostiene el puntaje ideal en la Bombonera. ¿Cuál es la receta de la productividad del Xeneize en ataque?

Las estadísticas tienen un factor revelador bastante simple: reducen a la nada la subjetividad. Boca es el equipo que más goles hizo en el campeonato. Es un dato preciso. Cerrado a discusión. Si gusta o no cómo juega, ese es otro cantar. Pero los números, inflexibles ellos, también son indicios. Nos dicen algo. Con el 4-0 ante Temperley consumado, el saldo que dejó el encuentro habla por sí sólo: 17 tantos en el torneo y puntaje perfecto en casa. Y además vale aclarar que convirtió siempre a excepción de la derrota de la primera fecha contra Lanús. Estadísticas. Datos. Números. Indicios. Nos dicen algo. El que quiera oír, que oiga…

De la victoria ante el Gasolero se pueden sacar muchas conclusiones positivas: se dio vuelta la página del empate ante Atlético Tucumán que prolongó el maleficio como visitante, se despejaron las dudas del tímido triunfo ante Sarmiento, el Xeneize expuso al máximo su repertorio en ataque y la Bombonera otra vez fue garantía de éxito. Es el equipo de Guillermo. El que pretende el entrenador y el que demandan los hinchas. Dinámico. Versátil. Agresivo. No son estadísticas. Es opinión. Fundada, eso sí.

Fundada en el rendimiento: en la subida constante de los laterales, la apertura que brindan los extremos, un 9 generoso oficiando de faro para el resto, Tevez moviendo los hilos con asistencias punzantes. Un menú suculento, para darse una panzada. Abstenerse devotos de la comida gourmet. Desde Peruzzi, fundamental escalando, aportando goles incluso. Todavía con déficit de atención a sus espaldas, aspecto a resolver. Similar lo de Fabra en el otro costado, llegando con más soltura y claridad que Silva al área rival.

De mitad de cancha para arriba todos se mueven, todos generan peligro, todos convierten. Pavón es una flecha que va hasta al fondo. Y un extremo con gol, pequeño detalle. Centurión es un desfachatado, un irreverente que hace danzar a los contrarios a su compás y también aporta en la red. Tevez se recibió de pasador: con sus asistencias justifica su rol por detrás del 9. Y en los últimos metros, Bou cumplió su papel al pie de la letra. Fue actor de reparto y protagonista en la misma película: primero se sacrificó haciendo la función de pivote y en la segunda parte encontró su recompensa con el cuarto tanto ante Temperley.

¿Mete presión para el partido con Rosario Central por Copa Argentina? ¿O retorna Benedetto luego de su lesión? El jugador se pone y se saca, decía con sapiencia un tal Carlos Bianchi. El problema ahora lo tiene Guillermo. Es mejor administrar sobre la abundancia que ante la escasez. Algunos piden pista. Si el Mellizo quiere oír, que oiga…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El ánimo alto» por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó a Sarmiento de Junín en una Bombonera repleta y se acomodó en la tabla anual. Fue por 2 a 0 con goles de Luis Vázquez y Frank Fabra.

«Un Boca en crecimiento», por Marcelo Guerrero

El Xeneize superó por 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata y sigue prendido en la tabla anual. Los niveles de Cardona y Almendra y las vueltas de Salvio y Villa agrandan el plantel de Battaglia.

Los números del nueve

Luis Vázquez es una de las gratas noticias del semestre xeneize: el delantero se afianza a fuerza de goles en la primera que dirige Battaglia y analizamos sus números.