En la línea de fuego

Boca vende, de eso no quedan dudas. Vende en la victoria, y más aún en la derrota. Una mirada reflexiva sobre lo que leerás en otros lados.

«Una vez más estalló el polvorín en Boca. En esta ocasión, el que explotó fue Diego Latorre. Cansado de que lo señalaran como al único culpable de este nueva frustración, el jugador disparó con munición gruesa. Esto parece un cabaret y no un equipo de fútbol».

La nota, de Clarín, fechada el 21 de abril de 1998, habla de otra crisis. Una más. Pero esas declaraciones crearon un Trendig Topic en una época dónde Twitter no existía. Desde aquella vez, cada problema, real o inventado, que transcurre en el «Mundo Boca» será acompañado de la palabra «Cabaret«.

Boca vende. No es ninguna ciencia. Vende si gana, si pierde, si empata y también si no juega. Vende en programas deportivos, vende en Intrusos, Gente, El Gráfico, Playboy. En una biblioteca universitaria, en una peluquería de señoras mayores, en los pibes que toman un fernet en la calle. Boca vende.

Si gana, vende revistas y posters en hinchas; pero también vende en aquellos que dirán si el equipo juega bien o mal, si es mejor o peor que otro campeón, si el 10 que juega es mejor o peor que Riquelme.

Si pierde, vende en el enojo de los propios, en los interminables debates de ciclos cumplidos, en encuestas donde se preguntan si el 9 que acaba de llegar y suma 4 partidos y 0 goles es un fracaso. Y si hace goles se le hará notas al suplente para ver si está contento, si no preferiría jugar en otro lado. Y si no hay fútbol, algo se encontrará.

Los errores de Orion ya no ocupan lugar en los medios. La vida de Osvaldo, tampoco. Riquelme ya no es el «mal tipo», el conflictivo, ahora recibe el cariño que sembró en su carrera maravillosa. Ahora, que ya no está en Boca. Saviola y Aimar regresaron a River, no jugaron y se fueron. Nadie cuestionó. Suelen tener mejor suerte los dirigentes de Boca, pocas veces los dardos pegan en ellos…

De Tevez se recuerdan las críticas en su primera etapa. Luego su estadía en Brasil e Inglaterra nos fueron contadas como hazañas, el jugador del pueblo, el lobby para que juegue en la Selección. El orgullo argentino. Carlitos habrá pensado que ese romance mediático continuaría y sólo se dedicaría a disfrutar de jugar en el club que ama, el que eligió por encima de los cheques en blanco y las cifras millonarias. Pero no Carlitos, estás en Boca.

Preparen, apunten…

Comentarios

  1. Les pregunto esta nota se puede compartir en mi web o esta restringida?por favor contestar al mail mi web es http://www.somosdeboca.net y por supuesto que pongo la fuente de donde saco algunas notas y quien las hizo las otras las escribo yo mismo, Saludos de parte de todos los que hacemos Somos de Boca ,
    Nos parece excelente la editorial.Es tal cual sucede siempre…es una de las cosas ,que por ser grande, no es un valor agregado , sino todo lo contrario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Son todos de Boca: Lamas, Magnano y Hernández

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos animamos a cambiar de deporte: los mejores DT del básquet también pasaron por nuestra institución.

La Copa no es un trámite

Boca, con rotación y cansancio, cayó en Guayaquil por 1-0 ante Barcelona. La diferencia de gol y la victoria en La Paz pueden ser fundamentales para definir la clasificación.

Cada vez más rodaje

Boca le ganó a Lanús 1-0, llegó a su quinta victoria consecutiva y sigue sumando minutos para sus pibes. El equipo de Russo logró la clasificación a cuartos de la Copa de la Liga.