La paradoja del 5

Pese a tener un plantel repleto de volantes centrales, hubo que esperar al regreso de Gago para que alguien ocupe dicha función. Pintita no defraudó: fue vital para el triunfo de Boca por 2-1 ante San Lorenzo en la visita al Nuevo Gasómetro.

La Expo Boca realizada hace un par de semanas dejó una postal inolvidable: juntó a Rattin, Suñé, Giunta, Serna y Battaglia en la Bombonera. Jugadores de distintas épocas pero con un punto a la vista en común. Todos ocuparon el puesto de volante central. El propósito del texto no es añorar viejos tiempos o derramar lágrimas de nostalgia sobre los posters de las antiguas glorias del Xeneize. La intención es analizar la importancia que tiene el rol del 5 en la columna vertebral de un equipo. Y a Boca le falta esta pieza. O le faltaba, si tenemos en cuenta la actuación de Gago ante San Lorenzo.

Es una contradicción gigantesca que el Xeneize hasta aquí haya jugado sin 5. Recordemos que después de conformado el plantel para el segundo semestre, se ironizaba acerca de la cantidad de volantes centrales que había incorporado el club. A Cubas y Gago se les sumaron Sebastián Pérez y Barrios, jugadores de selección colombiana. Era la paradoja de Guillermo: plantar un equipo sin un 5 natural teniendo una nómina repleta de volantes centrales. Fue a la carnicería a comprar dos kilos de asado y se hizo vegano.

Leé también: Hoy, Tevez es un líder diferente

Pérez-Bentancur, el doble 5 sin 5, otorgó sobradas muestras de su falta de compatibilidad apenas maquillada contra rivales de poco fuste en la Bombonera. Ante cada partido importante frente a equipos más audaces y que presionan más arriba, el medio hizo agua y desnudó sus fisuras. De visitante ganar pareció una misión imposible, Lanús nos hizo sudar la gota gorda por Copa Argentina y Rosario Central nos terminó despachando.

Lo que no necesariamente implica que todo sea culpa de la dupla mencionada, aunque no hay que ser un iluminado para descubrir la repercusión y la influencia de los volantes en el resto del equipo. El centro de la cancha es la zona neurálgica: desde allí se protegen a los defensores y se abastecen a los delanteros. En el caso de Pérez-Bentancur, el problema estuvo, probablemente por tener características similares, en la incapacidad para distinguir la distribución de roles. ¿Quién se dedica más a la función de marca y quién más a la creación?

El regreso de Gago luego de su lesión logró el efecto en el entrenador que Sebastián Pérez, Barrios y Cubas no consiguieron. Bastó para seducir a Guillermo y derrumbar una estructura que se nos presentaba casi de forma dogmática: fin de la ironía del doble 5 sin 5. Los resultados están a la vista después del triunfo por 2-1 en el Nuevo Gasómetro, un terreno hostil para nosotros. Pintita volvió en un nivel bárbaro y refrescó qué papel cumple el volante central. Salvo por una ráfaga de reparto de guantes en el segundo tiempo, el medio se mostró más contenido.

«Sólo los imbéciles no cambian», solía decir Carlos Bianchi. Su legado en el banco de Boca dejó varios discípulos. Guillermo es uno de ellos y sabemos que no tiene un pelo de sonso. «La posición de Gago es de 5, por eso lo vendieron al Real Madrid», sostuvo el Mellizo en alguna oportunidad. El retorno de Pintita recordó lo que el entrenador parecía haber olvidado: la trascendencia del volante central.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Son todos de Boca: Lamas, Magnano y Hernández

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos animamos a cambiar de deporte: los mejores DT del básquet también pasaron por nuestra institución.

La Copa no es un trámite

Boca, con rotación y cansancio, cayó en Guayaquil por 1-0 ante Barcelona. La diferencia de gol y la victoria en La Paz pueden ser fundamentales para definir la clasificación.

Cada vez más rodaje

Boca le ganó a Lanús 1-0, llegó a su quinta victoria consecutiva y sigue sumando minutos para sus pibes. El equipo de Russo logró la clasificación a cuartos de la Copa de la Liga.