Tres son multitud

La vuelta de Fernando Gago potenció a todo el equipo y en especial a Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur. Un análisis detallado del renovado mediocampo xeneize.

El 14 de agosto de este año, Guillermo Barros Schelotto apostó por primera vez por una dupla controvertida: Pablo Pérez y Rodrigo Bentancur conformaron el doble cinco para enfrentar a San Lorenzo en un amistoso que terminó con victoria por 2-0. Pese al triunfo, no conformaron en su estreno, siendo la contención el punto más flojo de Boca en ese partido en La Plata, pero igualmente continuaron como titulares con la misma tónica: nunca llegaron a consolidar una dupla confiable para la batalla del mediocampo.

Casi cuatro meses después, empieza a justificarse por qué la insistencia de Guillermo con el tándem Pérez – Bentancur: con Fernando Gago recuperado, el mediocampo xeneize ha sido en dos partidos bravos (San Lorenzo y Racing) un recital de toques precisos y en pos del equipo.

Leé también: El análisis de la gran victoria de Boca ante Racing

Para el Mellizo, Gago siempre fue volante central: lo dijo apenas asumió y así usó al ex Madrid hasta que sufrió su segunda lesión en el tendón de Aquiles. Ya recuperado, Fernando volvió y se hizo dueño de un esquema que parece pensado para él, donde aporta pausa, claridad y pases para lanzar a los extremos que tiene el equipo por las bandas, desde Fabra y Peruzzi a Pavón. El miedo a sufrir por los costados al colocar a tres volantes centrales, por ahora, permanece desactivado, y los goles que sufrió Boca tuvieron más que ver con errores de los centrales y del arquero que con deficiencias de los volantes.

Boca ha crecido en el mediocampo a partir de la posesión, pero también superó dificultades en la marca gracias a una mejor ubicación de las piezas.

Leé también: Quién es Tevez hoy

Es que más allá de la mejoría general, el retorno de Gago fue un complemento ideal para Pérez y Bentancur en lo individual. Los dos juegan por delante de Fernando y, con él como guía, dejaron de superponerse: Bentancur ha ganado en despliegue y también en confianza, mientras que Pérez aporta toque claro y corto para aprovechar el circuito que propone el renovado mediocampo de Boca. Finalmente, Guillermo parece tener su equipo ideal y el momento es el indicado: el Xeneize se quedó con dos clásicos y ahora se prepara para visitar a River con la confianza en alza.

La importancia de Gago. En el primer gol a Racing se acerca al área, toca con Bou, éste se la devuelve y Pintita abre hacia la izquierda, de primera, para Fabra.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?