Disfrutar el verano

Boca dejó la vara bien alta tras un cierre casi perfecto del año y tendrá tres amistosos en enero. Con la necesidad de resolver la salida de Tevez, que la medida no sea hacerle cuatro goles a Estudiantes, San Lorenzo y River…

Verano, calorcito, playa… No hay demasiados motivos para no afrontar enero con una sonrisa en la cara. Boca cerró un 2016 ciclotímico de la mejor manera: puntero y con una seguidilla de triunfos que incluyó una goleada a River y otra a Racing. Pero el primer mes del año se viene cargado con tres amistosos, esos que desataron el caos hace 365 días.

Tan cierto como que el conjunto de Rodolfo Arruabarrena nunca inspiró demasiada confianza es que había sido campeón del torneo y de la Copa Argentina en noviembre de 2015. Poco importó cuando se volvió de la pretemporada con cuatro derrotas consecutivas que marcaron el inicio del fin del ciclo del Vasco y la autodestrucción de lo conseguido.

gettyimages-630218312

Guillermo Barros Schelotto dejó la vara bien alta. Con el regreso de Fernando Gago, el equipo mostró un nivel altísimo, metió cuatro victorias al hilo y convirtió cuatro goles en los últimos tres encuentros. Sin embargo, la salida de Carlos Tevez deja la primera incógnita. Una que ya presentará la suficiente dificultad para resolver sin tener que sumarle la presión de mantener el rendimiento que tuvo ante San Lorenzo, la Academia, el Millonario y Colón en el cierre del semestre.

El Xeneize tiene todo para recomponerse, tomar confianza y no repetir los errores del pasado, pero para eso deberá evitar entrar en la exigencia que se come todo lo bueno y deja todo lo malo para las fieras. Los primeros tres cotejos del 2017 deberán tener la importancia que se decida darle desde adentro y no la que se le demande desde afuera.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.