Un año a toda velocidad

Con 20 años se afianzó en la primera de Boca, a fuerza de goles y su desiquilibrio individual se convirtió en un jugador clave para los Barros Schelotto. Pavón, de gran 2016, apunta a una consolidación como figura en el 2017.

Figura y goles importantes en la Copa Libertadores, renovación y cláusula de rescisión millonaria, rumores Europa y de una tonelada de euros… Cristian Pavón tuvo su año de despegue en Boca. Dejó de ser una promesa, un jugador de destellos, para consolidarse y volverse una de las piezas claves para Guillermo Barros Schelotto. Titular consolidado, en este 2017 tendrá la misión de mantenerse en su nivel.

Pavón sufrió un 2015 de constantes vaivenes, con un Rodolfo Arruabarrena que lo valoró pero también lo mareó con tantas idas y vueltas del once titular. El 2016, dejando atrás las lesiones, lo encontró mucho más regular. Además fue, sin lugar a dudas, el jugador que más aprovechó a Carlos Tevez: el Apache lo utilizó como asistencia constante, maximizando su velocidad con pases al vacío.

Pavón terminó el año con algunas falencias en las definiciones de las jugadas, pero siempre generando peligro y exigiendo a las defensas rivales en un equipo que se caracterizó por su poder de fuego. Desde el club ya juraron retenerlo por lo menos para este semestre: Pavón necesita al menos un título en Boca como protagonista para dar el salto a Europa. Que en 2017 el despegue del pibe no se detenga.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.