#MuyBocaViaja: la final del mundo

Viajamos a Mar del Plata para el amistoso con Estudiantes y te traemos la ruta de viaje: cómo un partidito de verano se transforma en una noche de emociones…

El verano, y sobre todo en la Costa argentina, es intenso. El tema de moda suena en todos lados, a toda hora, y parece que nunca te va a cansar. Te enamorás en la playa y creés que no hay piba más linda que esa; pegás onda con gente que sentís que la conocés de toda la vida; y hasta el surf te parece un deporte copado. Con los amistosos del verano en Mar del Plata pasa lo mismo, y hasta un picado con Estudiantes en el Minella termina teniendo una relevancia que nunca mereció.

El #MuyBocaViaja de 2017 se inauguró en La Feliz, como es tradición. Después de llegar el sábado por la madrugada, una tarde de 35°C invitó a las Playas del Sur, las más lindas de la ciudad. Ahí se empezó a palpitar la previa: un vendedor de banderas y gorros sólo de azul y oro haciendo la costa, el grito de «Vamos Boca hoy, eh!» repitiéndose a cada cruce con un bostero, y camisetas multiplicadas por toda la arena, con el punto cúspide en el siempre copado Balneario 12 de Mogotes. Con unas birras que apaciguaban la espera y el calor, la conversación bostera se terminó yendo de las manos: en el momento en que alguien soltó que «en el equipo de Guillermo, Somoza la rompería», se decidió volver al hotel para preparar la salida a la cancha.

IMG-20170121-WA0036

Unos sánguches, unas cervezas más en el camino y una caminata de 30 cuadras para el Minella: los grupitos de bosteros iban aumentando hasta transformarse en marea, y el encuentro con compañeros de Bombonera para entrar a la popular terminó por disparar la ansiedad después de un mes sin ver a Boca. La tribuna repleta y el nivel del Xeneize contribuyó a justificar un poco tamaña expectativa: Gago fue líder, Centurión llevó bien la 10, Bou siguió con su racha goleadora y el equipo fue sólido para limpiar a un rival que también viene arriba en la tabla del torneo.

El domingo posterior mostró coletazos de un exagerado triunfalismo: el señor arrastrando a su esposa por la Rambla para comprar un diario y «leer de Boquita»; las remeras azules, tras su feliz estreno, vendiéndose como pan caliente en su versión playera y sin licencia oficial; las charlas escuchadas al pasar de lo bien que anduvo Centurión, de lo poco que se va a extrañar a Tevez. La tarde fue avanzando y la intensidad, disminuyendo…

La vuelta a Capital Federal el domingo por la noche terminó por bajar a uno a la realidad. El amistoso con Estudiantes dejó de ser la final del mundo; el equipo sigue en formación y todavía esperando por refuerzos; volvés a hablarle a la piba que te gusta desde siempre y no sabés si la de la playa se llamaba Camila o Micaela; y escuchar de vuelta el hit del verano te dan ganas de vomitar. A volver a la rutina, hasta que la próxima escapada te vuelva a sumergir en la hermosa intensidad del verano.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Es oficial y nos ilusionamos: cada vez falta menos para volver a La Bombonera

El ministro de Deporte, Matías Lammens, dio nuevas noticias sobre el regreso del público al fútbol.

¿Se va? El titular que presiona para irse en la previa del Superclásico

Sebastián Villa retiró sus pertenencias del club y apura su salida a Brujas, a horas de enfrentar a River en la Copa Argentina. Por ahora, la oferta no satisface las pretensiones del Consejo de Fútbol.

Después de varios días «oculto» reapareció Carlitos Tevez

El Apache descansa y aprovecha sus días lejos del fútbol.