Balance pre-clásico

Boca jugó dos amistosos de pretemporada en Mar del Plata y a la espera del superclásico del próximo sábado es oportuno realizar un balance de los 180 minutos disputados.

Los clásicos de verano suelen tener una vara desmedida para su importancia real, un Boca – River en enero es capaz de tirar por la borda todo lo trabajado o generar sobrevaloración en rendimientos positivos por sólo 90 minutos. Pero en Boca si hay algo que caracteriza este cuerpo técnico y se vio reflejado en la pretemporada es la mesura con la que se maneja: un resultado, sea positivo o no, no cambiará las evaluaciones del cuerpo técnico en estos partidos.

En la línea defensiva, la confirmación de Axel Werner en el arco es una de las notas positivas de enero. Era clave que en los primeros partidos el joven arquero Xeneize no sufriera goles «tontos». Sin descollar, los partidos ante Estudiantes y San Lorenzo de Werner finalizaron con la novela del arco en el mercado de pases, aunque llegará un arquero para competir con el ex Atlético Rafaela. Los laterales es otro lugar cubierto: con dos claros titulares, Fabra y Peruzzi, y con dos suplentes, Jara y Silva, un escalón bajo pero de rendimientos aprobados. Las mayores dudas pasan por la zona central, ni Tobio, ni Insaurralde, ni Vergini aportan la seguridad necesaria para ganarse un puesto en la zaga central titular.

Fernando Gago sigue en buen nivel y eso es una gran noticia para Boca, el rendimiento superlativo de fin de 2016 se extendió durante el verano y a la par se acopló Pablo Pérez, hoy una fija en el esquema de los Barros Schelotto. Para el tercer lugar del medio, mientras Rodrigo Bentancur juega el Sudamericano Sub 20 con Uruguay, los colombianos Sebastián Pérez y Wilmar Barrios justifican su llegada a la Argentina con buenos rendimientos estivales. En el mediocampo, Guillermo tiene variantes de sobra y todas demostraron un buen rendimiento durante la pretemporada.

En la parte ofensiva se presenta un lindo dilema, de esos que a los cuerpos técnicos les gusta tener: hay cuatros jugadores que tranquilamente pueden jugar de titulares en una formación de tres delanteros. Pavón y Centurión son una fija en el ’11’ inicial y los que están detrás de ellos no mostraron en este verano estar al mismo nivel, por eso se busca un refuerzo en ese lugar. Mientras que en la posición del ‘9’ tanto Bou como Benedetto demostraron estar a la altura de la circunstancia, El Pipa es más útil en el juego asociado del equipo, mientras que el ex Gimnasia de La Plata es una máquina de meter goles, lleva dos en dos partidos en el verano.

Los amistoso sirven para sacar conclusiones siempre con la prudencia que da el marco de estos partidos, Guillermo y Gustavo tienen la tranquilidad como bandera y eso se refleja en un equipo que a fines de enero no tiene refuerzos pero no desespera por que la base está armada a pesar de las pérdidas de Sara y Tevez durante las vacaciones, y los resultados del verano previos al clásico ayudaron a mantener la paz. A la espera del super del sábado, la situación está bastante clara y cualquiera sea el resultado no alterará el pensamiento del cuerpo técnico. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La historia de Valentín Barco, la nueva joya de Boca: los detalles que no conocías

El lateral izquierdo de 17 años jugó un buen partido ante Banfield e ilusiona su proyección de cara al futuro.

El emotivo y contundente posteo del Pulpo González en Instagram

El mediocampista jugó una buena serie contra Atlético Mineiro y rompió el silencio tras una semana de mucha polémica.

Una bomba inesperada en Boca: uno de los titulares pidió que lo vendan al exterior

El equipo viene de quedar eliminado de la Copa Libertadores ante Atlético Mineiro.