Un arco joven

Werner y Rossi se disputarán los tres palos de Boca este semestre. ¿Es la apuesta por los jóvenes correcta a la hora de reforzar este puesto clave?

La última gran contratación para el arco de Boca fue Agustín Orion: más allá de que su estilo guste o no, el ex Estudiantes y San Lorenzo llegó con 30 años y experiencia, y duró cinco años en el arco xeneize como titular inamovible. Más atrás en el tiempo, vale recordar las contrataciones de Óscar Córdoba, con 28 años; Roberto Abbondanzieri, que llegó con 26 pero pasó a ser titular ya a los 30; y Mauricio Caranta, que arribó al club con 28 y fue figura en la Libertadores 2007. Incluso casos fallidos también tienen en común el factor edad: Cristian Lucchetti vino al club con 32 y Aldo Bobadilla con 30.

Tras la partida de Orion, Boca parece haber cambiado el target: Axel Werner llegó a préstamo para ser suplente de Guillermo Sara con 20 años. Ahora, por la lesión del ex Betis, el elegido fue Agustín Rossi, ex Defensa y Justicia, con 21 años. Esta política de contratación va de la mano con la misma postura que ha tomado Boca para reforzar otros puestos: jugadores jóvenes con poder de reventa. Jonathan Calleri, Cristian Pavón, Lisandro Magallán, Nazareno Solís…

La gran duda es si es el arco el lugar para apostar a una venta. Werner ha demostrado tener grandes reflejos y ser un buen atajador en los partidos en los que le tocó, aunque también evidenció falta de seguridad para la parte del juego que más experiencia requiere, como las salidas a cortar centros o con los pies. ¿Será competencia Rossi? El futuro, para estos dos pibes, ya llegó.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

A medida del Barrios

Wilmar tuvo que esperar, pero, cuando le llegó la chance, estuvo a la altura de las exigencias. De la nada a la gloria, en tres meses.

#MuyBocaViaja: que de la mano, de los neutrales…

Goleada en el Minella, rabas en el puerto, saltó la banca en el Casino, unas birras por la Güemes: crónica de un viaje inolvidable a Mar del Plata sin los colores de Boca.