A vos te conozco…

Guillermo apuesta por uno de sus viejos soldados: Junior Benítez, dirigido por el Mellizo durante su paso por Lanús, arribó a préstamo a Boca por 18 meses cedido del Benfica. ¿Qué le puede dar al equipo? ¿Cuáles son sus virtudes y sus falencias?

Después del shock que provocó la salida de Tevez en diciembre tras un semestre repleto de rumores, algunos alimentados desde adentro del club, el cuerpo técnico de Boca decidió, con el visto bueno de la dirigencia, que el inicio del 2017 debía estar marcado por el hermetismo. Así pasó una pretemporada en el predio de Ezeiza en la que abundaron las prácticas a puertas cerradas y escasearon los contactos con la prensa. Hasta el vertiginoso mercado de pases al que nos tiene acostumbrados el Xeneize se vio sofocado. Más allá de la novela por Andújar, la incursión del Xeneize por las vidrieras duró un suspiro. En cuestión de un par de días cerró sus dos primeras incorporaciones. Probablemente también las últimas, según se desprende de las declaraciones de Angelici. Una de las nuevas caras en Brandsen 805 es un viejo conocido para Guillermo: Oscar Benítez, a quien conoce mejor que nadie de su paso por el banco de Lanús y llega cedido a préstamo del Benfica por un plazo de 18 meses.

¿Quién es Benítez? Oriundo de zona sur, realizó todas las divisiones menores en Lanús hasta que se ganó su primera oportunidad en Primera durante la conducción de Schürrer. Su estreno fue tal vez un vaticinio de lo que vendría después: con la victoria parcial del Granate por 1-0 ante Godoy Cruz en Mendoza entró, encaró al arquero demostrando guapeza, aunque inocentemente desperdició su remate con el arco libre. Junior quedaba preso de su apodo.

Un par de meses después, el Mellizo desembarcó en el banco de Lanús. Le renovó la confianza a Benítez. Lo utilizó por primera vez de titular, lo sacó, lo volvió a poner. Y así durante años. Dotado técnicamente, el gran problema del delantero pasa por la cuestión mental. Su inestabilidad no le permitió adueñarse de un puesto nunca durante su estadía en el Granate. Otro de sus grandes déficit es la definición. Apenas acumula siete goles en más de un centenar de partidos.

Ojo, ningún jugador llega a Boca de casualidad. O muy pocos. Junior también tiene con qué defenderse: sabe adaptarse a varias posiciones, uno de los secretos de su arribo. Con esto, Guillermo le marca la cancha tanto a Pavón como a Centurión. Nadie puede relajarse. El técnico busca promover la competencia interna, concepto fundamental para un equipo que desfiló en los últimos encuentros previos al intervalo del campeonato. Entender que todavía no se ganó nada.

A contramano de lo que fue su debut, el ex Benfica sí exprimió al máximo su despedida de Lanús. Pese a que fue relegado al banco por Mouche durante todo el campeonato, Almirón pateó el tablero disponiendo su ingreso en la final ante San Lorenzo. El delantero le respondió con creces: anotó el tanto que abrió la cuenta de la victoria (4-0), completó un partido bárbaro y despertó el interés de Europa.

Benítez además se destaca por aprovechar su velocidad por ambas bandas. Juega por los dos extremos con la misma simpleza. Hasta se puede retrasar para hacer la función de volante por derecha arrancando metros más atrás. No tiene problemas de perfil gracias a su capacidad para tirar la diagonal o enganchar con pelota al medio. No sufrió demasiadas lesiones a lo largo de su carrera, aunque su falta de continuidad en el Viejo Continente abre un paréntesis: disputó 123 minutos en el último semestre repartidos en un par de encuentros en el Sporting Braga donde estuvo a préstamo.

Con su incorporación, sumada a la de Agustín Rossi, el Mellizo lanza dos fichas a la mesa. La salida de Tevez liberó el plantel de caudillos. Más allá de Gago, los pesos pesados retacean en este Boca. El líder está de la línea de cal para afuera. Y el historial le juega a favor. Bou llegó pidiendo permiso y a Centurión muchos lo quisieron voltear con menos de un mes en el club tras su accidente. Las apuestas son así: para ganar hay que arriesgar.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Imparable

Ni las bajas claves, ni una cancha complicada pueden con el Boca de Guillermo. Con goles de Pavón y Benedetto, el Xeneize ganó 2 a 0 a Patronato como visitante y continúa con su arranque perfecto: sacó 18 puntos sobre 18.

¡Dale bo!

Luego del parate por Eliminatorias y la fatidica lesión de Gago, Boca visitará a Patronato buscando prolongar su invicto. Nández reemplazará a Pintita y habrá dos variantes más.

Boca es Mundial

El Xeneize contó con la participación de varios jugadores en las distintas selecciones de Sudamerica que clasificaron al Mundial de Rusia 2018. Una muestra de la jerarquía que cuenta Boca en su plantel.