Que el tropezón no sea caída

Boca viaja a San Juan con dos objetivos bien marcados. El primero, mantenerse en soledad en lo más alto de la tabla sin depender de los resultados de sus perseguidores. El segundo, no permitir que la derrota ante Talleres se convierta en algo más que una eventualidad .

Tuvieron que pasar 399 días para que el hincha vuelva a ver perder a su equipo en La Bombonera por torneo local. En el banco no había mellizos y el rival no tenía camiseta azul y blanca. Estaba Carlos Tevez y, en el medio, se jugaba la Copa Libertadores. La historia era otra pero la respuesta a ese tropezón, que terminó siendo caída, fue poco más de un año invicto como local, semifinales de Copa Libertadores y la punta del torneo a fines de 2016 con tres triunfos en tres clásicos seguidos.

Boca afrontará esta 17° fecha sabiendo que, salga como salga el encuentro ante San Martín de San Juan, seguirá puntero. Aunque, en caso de no sumar puntos, compartirá el liderazgo con San Lorenzo. Es por eso que el foco de su visita a Cuyo debe estar puesto en el triunfo como manera de tomar confianza y corregir los «errores infantiles» de los que habló Guillermo Barros Schelotto luego de la derrota ante Talleres, no solo en llevarse los tres puntos.

El Xeneize está ante la posibilidad de tener una reacción inmediata y no permitir que el tropiezo del último domingo sea algo más que eso. Y es que además de visitar al Santo, se viene una seguidilla de partidos accesibles como para conseguir un buen colchón de puntos antes de afrontar la recta final del campeonato.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.