Puntero y recuperado

Boca derrotó 2-1 a San Martín de San Juan, se repuso tras la derrota con Talleres y se mantiene como único líder. Buen partido que podría haber sido goleada.

Todavía falta mucho para el final de este torneo largo, pero cada partido es una prueba más para Boca. Esta era especial, tras la caída con Talleres en la Bombonera, las dudas que habían aparecido y el triunfo de San Lorenzo que lo alcanzaba en la cima de la tabla. Y el equipo de Guillermo respondió con personalidad: firme 2-1 a San Martín en San Juan para enviar un mensaje de confianza para sus perseguidores.

El Xeneize tomó las riendas del partido desde el arranque, con una actitud renovada y protagonista. Gago, Pérez y Bentancur empezaron a tocar bien por el centro, mientras que los extremos también sumaban. El gol fue una buena avanzada en bloque que cerró Pavón con un derechazo espectacular; gran empujón para el delantero que no venía de buenas actuaciones.

En la segunda parte, Boca mejoró y se adelantó todavía más en campo rival. Bentancur comenzó a exhibir su mejor cara, con toque corto y despliegue, mientras que Centurión fue amigándose con la pelota hasta convertir el 2-0. La deuda pendiente fue la contundencia: Boca falló muchísimas chances y, con el descuento de Denning cerca del final, sufrió innecesariamente el tiempo recuperado.

Prueba superada entonces, con valores altos de mitad de cancha en adelante y una defensa que, todavía sin dar confianza, pasó un partido sin tormenta. Falta mucho para que termine el torneo, pero Boca recuperó la senda que debe seguir hasta la última fecha.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.