El jugador de Guillermo

Cristian Pavón respondió al respaldo del entrenador con un golazo, encarando de izquierda al centro y clavándola en el ángulo, y además concretó una actuación acorde a su potencial como jugador.

«Pavón tiene nivel de selección» declaró Guillermo minutos después de la victoria por 2 a 1 en San Juan en otra muestra de la admiración futbolística que tiene el entrenador Xeneize por el extremo cordobés. Lejos está de ser una definición literal, hoy a sus 21 años Pavón tiene potencial para ser jugador de selección y de nivel europeo, como también lo definió Barros Schelotto. Cuando juega como contra San Martín despierta elogios, pero por su irregularidad, típica de la juventud, despierta críticas en propios y extraños.

El 2017 de Pavón no venía siendo bueno. El verano de mil amistosos pasó sin pena ni gloria y en los primeros dos partidos oficiales del año había tenido un nivel flojo: sintetizando su juego en el desborde por la banda derecha y sin finalizar bien las jugadas. El golazo de la tarde del domingo fue un desahogo para el jugador y la demostración de una nueva opción para el entrenador, Pavón por la izquierda puede ser muy útil: la posibilidad de enganchar para adentro le abre el panorama del campo, evita que su juego se limite a desbordar sobre la línea y además le puede sacar provecho a su buena pegada.

Después de ser uno de los jugadores con nivel más alto durante todo el año pasado, Pavón comenzó el 2017 con un bache en su rendimiento por lo que el gol, séptimo en el torneo, ante San Martín tiene que ser el punto de inflexión. El jugador cuenta con un apoyo incondicional del entrenador, algo que no es menor para un joven de 21 años, condiciones le sobran y ahora parece haber encontrado una opción más para jugar en ofensiva.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.