Un triunfo serio

Boca salió a jugar tras la victoria de todos sus perseguidores y no dudó: contundente 3-1 en Liniers con momentos de baile. Mantuvo la distancia de cinco puntos en la cima.

Este Boca gana clásicos y este Boca se banca la presión. A los partidos claves que ganó el Xeneize en el semestre pasado, ahora sumó triunfos como el de San Juan o el de Liniers en contextos apremiantes: después de que ganaran todos sus perseguidores, Boca se impuso por 3-1 ante Vélez y mantuvo los cinco puntos de diferencia en el primer puesto.

De entrada se vio a un Boca agresivo, movedizo, que antes de los 20′ tuvo ya tres chances claras, travesaño incluido. El gol fue un resumen de la idea de Guillermo: Centurión condujo con velocidad, Pavón pasó con precisión y Benedetto definió con eficacia. La expulsión de Canteros cerca el final fue otra alegría en un gran primer tiempo.

La segunda parte tuvo a un Boca muy inteligente, paciente, de fino toque, que se puso 2-0 a través de Peruzzi rápido y convirtió el partido en un trámite. Apenas una distracción en una pelota parada puso suspenso, pero al toque Boca aceleró y vía Pavón selló el 3-1. Fue la sentencia: cuando el Xeneize quiso, pudo.

Boca ganó, jugó bien, firme, inteligente y certero. Prueba superada, con la presión de los triunfos de los competidores. Una victoria que hace confiar en este equipo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Viejos conocidos

Boca se cruzará con Libertad en un duelo con historias entrelazadas: los choques de Copas anteriores, Aldo Bobadilla como DT gumarelo, Guillermo y el recuerdo de la Sudamericana 2013… Empezá a palpitar los octavos de final.

Una buena imagen

Se armó para borrar lo hecho la temporada pasada, coqueteó con el descenso, se clasificó a playoffs y casi elimina al segundo mejor de la fase regular. Repasamos la temporada de Boca en la Liga Nacional de básquet.

Pavón & Asociados

En la mismísima Bombonera, Leo Messi apadrinó a Cristian como su nuevo ladero. El cordobés, en medio de un presente ideal, no se olvida de Boca: en la previa de su primer Mundial, se sentará a negociar para subir su cláusula en el club.