Reconvertirse

El partido con Patronato, tras la lesión de Centurión y el empate de Newell’s y Estudiantes, toma otra importancia: aumentar la diferencia y aprender a jugar sin el mejor del año.

No hay caso: cuando ya todas las crónicas estaban escritas con la primera vez que Guillermo Barros Schelotto iba a repetir equipo, Ricardo Centurión sufrió un esguince en su rodilla izquierda en la práctica de este sábado, siendo baja por tiempo indeterminado. La mala noticia fue el contrapeso a la buena del día, el empate de Newell’s y Estudiantes, dos de los perseguidores. Con ambas novedades, el panorama cambió.

Por un lado, Boca tiene una excelente chance para aumentar la diferencia en la punta. Patronato viene de ser goleado por Independiente de local y el Xeneize, en cambio, tuvo su mejor partido del año en Liniers al ganarle a Vélez. Pero por la otra parte, el equipo tendrá el desafío de reemplazar al mejor jugador de 2017.

Guillermo tendrá que buscar una variante que ofrezca la verticalidad y la agresividad de Centurión en ataque, que ha aportado goles como ante San Martín o apiladas iniciales como con Vélez o Defensa. Junior Benítez, Nazareno Solís o Fernando Zuqui son las alternativas desde los nombres, pero el DT tendrá que conseguir que el equipo en general supla el peso ofensivo del ex Racing.

Boca tiene tres partidos accesibles en los papeles: Patronato, Rafaela y Arsenal. Aumentar la diferencia en la punta y mantener la idea sin Centurión son las claves antes de una seguidilla definitoria: Estudiantes, River y Newell’s.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

A medida del Barrios

Wilmar tuvo que esperar, pero, cuando le llegó la chance, estuvo a la altura de las exigencias. De la nada a la gloria, en tres meses.

#MuyBocaViaja: que de la mano, de los neutrales…

Goleada en el Minella, rabas en el puerto, saltó la banca en el Casino, unas birras por la Güemes: crónica de un viaje inolvidable a Mar del Plata sin los colores de Boca.