Una chance desperdiciada

Boca sufrió el empate de Patronato en el último minuto del partido y no pudo aprovechar la oportunidad para estirar las diferencias en el liderazgo. Fue 1 a 1 con otro gol de Dario Benedetto.

Boca salió a jugar su partido por la fecha 20 con el mejor marco posible: el empate en la mañana del sábado entre Newell’s y Estudiantes y la derrota de San Lorenzo en Tucumán minutos antes de saltar a la cancha lo dejaron al equipo de los Barros Schelotto con una clara oportunidad para estirar las diferencias con sus más inmediatos perseguidores. Pero Patronato estuvo lejos de hacer fácil la tarea Xeneize. El equipo de Forestello se plantó en los últimos 30 metros de su campo con diez de sus once jugadores y jugó a cortar todos los circuitos de Boca, algo que por momentos logró.

El Xeneize posiblemente haya roto un récord de posesión en el ciclo Guillermo en los primeros 45 minutos, pero sin profundidad y sin generar situaciones de gol. La pelota pasó mucho por los pies de Vergini, Insaurralde y Barrios. Fue tan discreta la actuación de Boca producto de lo propuesto por el conjunto de Paraná que el marcador recién se abrió en los minutos finales de la etapa inicial gracias a un centro de Nazareno Solís, un error de Bertoli que no fue nunca a buscar la pelota y un cabezazo al gol en el área chica de Dario Benedetto. El Pipa llegó a su gol número 12 en el certamen y es el único goleador.


Ni con la ventaja en el marcador Boca pudo demostrar una mejora en el juego. En el segundo tiempo Patronato se animó un poco más y aún así no fue un equipo peligroso para Rossi. Por su parte el equipo de Guillermo tuvo oportunidades para liquidar el encuentro, sobretodo en los pies de Pavón que remató desde afuera en una ocasión y la pelota salió contra el palo, el cordobés también tuvo la más clara para liquidar el encuentro: después de apilar a tres hombres de la visita a pura gambeta, no pudo con Bertoli a la hora de definir en el mano a mano. 

El Xeneize llegó a los minutos finales con el resultado abierto y con la sensación de que el empate podía llegar en cualquier distracción. Forestello mandó a la cancha al grandote Quiroga y su equipo empezó a tirar pelotazos frontales para complicar a la última línea xeneize. En el minuto 45 del segundo llegó el único remate al arco de Patronato y fue gol: un pelotazo que bajaron al área, una mala cobertura de los centrales y un arquero que no salió permitieron a Arce marcar el 1 a 1 definitivo. 

Boca dejó pasar una oportunidad inmejorable para seguir estirando las diferencias, lo que podía ser una diferencia de siete puntos en la última jugada del partido se quedó en los cinco de ventaja con respecto a Newell’s que ya los tenía en el arranque de la fecha. El equipo de Guillermo extrañó demasiado el desequilibrio de Centurión y como no podrá contar con él por varios partidos tendrá que acostumbrarse rápido para dejar de pasar chances como estas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

A medida del Barrios

Wilmar tuvo que esperar, pero, cuando le llegó la chance, estuvo a la altura de las exigencias. De la nada a la gloria, en tres meses.

#MuyBocaViaja: que de la mano, de los neutrales…

Goleada en el Minella, rabas en el puerto, saltó la banca en el Casino, unas birras por la Güemes: crónica de un viaje inolvidable a Mar del Plata sin los colores de Boca.