Cambio de ritmo

Lento y predecible, Boca dejó ver su peor cara en ataque ante Patronato sin Centurión. ¿Qué alternativas tienen Guillermo y el equipo para recuperar la chispa en la ofensiva?

Pases laterales, escaladas -demasiado- ordenadas, centros predecibles; ante Patronato, Boca fue una máquina de repetirse en la ofensiva. Amén de los errores defensivos ya recurrentes, el Xeneize tampoco logró ganar desde su poder de fuego en ataque, la mayor virtud del equipo de los Mellizos. ¿Cuánto habrá pesado la ausencia de Ricardo Centurión?

La ausencia del ex Racing no justifica la importante merma del caudal ofensivo ante un rival claramente inferior, pero sí plantea un dilema a futuro, sobre todo para la seguidilla Estudiantes – River – Newell’s: ¿cómo recuperar ese cambio de ritmo que ofrecía Ricky? Contra Patronato no hubo respuestas y Boca atacó más por inercia que por convicción.

Bentancur parece moverse mejor sin la pelota que con ella; Solís ayudo con un gran centro para Benedetto, pero luego no desniveló; Pérez está para circular la bola pero sin tanto pase vertical… Algunos puntos a explotar para buscar más opciones: Pavón es mucho más peligroso comenzando desde la izquierda, los laterales deben comprometerse al ataque y ser aprovechados por los mediocampistas, Bou fresco puede ingresar antes por Benedetto una vez que el Pipa haya cumplido con su cuota de gol.

Los cinco puntos de ventaja hacen que el empate ante Patronato se digiera más fácil. El siguiente paso, ahora, es volver a la victoria dejando atrás la lesión de una pieza clave como Centurión. Para salir del estancamiento se necesita un cambio de ritmo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

A medida del Barrios

Wilmar tuvo que esperar, pero, cuando le llegó la chance, estuvo a la altura de las exigencias. De la nada a la gloria, en tres meses.

#MuyBocaViaja: que de la mano, de los neutrales…

Goleada en el Minella, rabas en el puerto, saltó la banca en el Casino, unas birras por la Güemes: crónica de un viaje inolvidable a Mar del Plata sin los colores de Boca.