Cuesta arriba

Boca sufrió el partido en Rafaela y apenas se llevó un 0-0 de Santa Fe. Sigue siendo puntero pero ahora a tres puntos; a transpirar por el campeonato.

Salir campeón no es fácil y sonaba demasiado inverosímil poder llegar a sacar siete puntos de diferencia a estas alturas del torneo. Sin embargo, Boca tuvo esa chance, pero la despilfarró y genera preocupación: tras el empate con Patronato, el Xeneize ahora no pudo sacarle diferencias a Atlético Rafaela y, si bien se mantiene puntero, ahora Newell’s se encuentra a tres puntos.

La primera parte fue durísima: apenas hubo tres remates al arco y la pelota pasó la mayor parte del tiempo por los aires. En la segunda etapa Boca mejoró y llegó tocando al área rival en algunas oportunidades, pero le faltó actitud para llevarse por delante al contrario y reencontrarse con la victoria. El local incluso podría haberlo ganado, pero el remate de Romero dio en el travesaño.

Barrios nuevamente cumplió con una buena tarea, Bentancur fue la manija en la segunda parte y Fabra aportó en ataque, pero Boca siempre se quedó a medias: remates al arco que no fueron, centros que no se buscaron, tiros libres que no se aprovecharon. El empate queda justo por la poca ambición del Xeneize.

Ahora se viene Arsenal en la Bombonera y, después, una seguidilla tremenda: Estudiantes en La Plata, y River y Newell’s también en La Boca. Tras dejar pasar una gran chance ante equipos menores, los de Guillermo Barros Schelotto deberán resurgir en los grandes desafíos.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.