Soluciones desde abajo

Guillermo apuesta fuerte: ante Arsenal pondrá como titular a Gonzalo Maroni, cordobés de 18 años, al que hizo debutar el año pasado. El DT mueve la estantería.

Guillermo Barros Schelotto jura y perjura que no hay un bajón generalizado en su Boca, que los empates ante Patronato y Atlético Rafaela fueron productos de una mala tarde y no de una merma en un equipo golpeado por las lesiones de Fernando Gago y Ricardo Centurión. Eso lo dice puertas para afuera; adentro actúa bien distinto. Y allí, el DT apuesta fortísimo: el pibe Gonzalo Maroni será titular este domingo ante Arsenal.

Las experiencias de Nazareno Solís, Fernando Zuqui y Junior Benítez no complacieron a Guillermo: ninguno pudo aportar una cuota de desequilibrio o agresividad que, aunque sea por momentos, haga olvidar a Centurión. Y es por eso que mete mano a las Inferiores: Maroni, enganche natural, tiene el arco entre ceja y ceja, con mucha llegada al área, es de esos que prefiere dar el pase antes que hacer el gol. «Me gusta agarrar la pelota e ir para adelante», se definió hace un tiempo en MuyBoca Radio. Las condiciones le sobran, pero habrá que ver cuánto le cuesta el cambio de roce con respecto a la Reserva.

Ya tuvo su experiencia, en un 1-3 del Boca alternativo (con la cabeza en la Copa) contra Estudiantes en mayo de 2016. «El roce es muy diferente, yo llegué a Boca muy mal en lo físico pero me pude poner a punto. Ahora hay que acostumbrarse, acá tenés un Shunke o un Desábato que te tocan y te tiran a la mierda, ja», explicó. Soñando con su debut en la Bombonera, ‘Gonchi’ (como le dicen en Cordoba) acompañará a Pavón y Benedetto en el ataque.

Llegó a Boca desde Instituto, donde jugó en Primera con sólo 16 años, para instalarse en la pensión del club. La Gestión Raffo lo rastreó, y comenzó a trabajar con Reserva. En su segundo partido en esa categoría, convirtió un gol ante Huracán, y a la semana siguiente, concentró e hizo su presentación en Primera solo unos minutos. Ahora, le llega su gran chance en el primer equipo, tras hacer la pretemporada oficial en el verano.

Con el equipo puntero y con un rival como Arsenal, último del torneo, parece ser un buen escenario para el debut de un pibe, amén de la histeria que rodea al Xeneize desde hace tiempo. Guillermo lo conoce, lo viene siguiendo y ahora se juega por él: apuesta a que Maroni le dé la cuota de desequilibrio que se perdió con Centurión. Juegue, pibe.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…