Un punto que sumó

Tras la derrota de Newell’s y el empate de Colón, Boca no sólo sigue puntero: amplió la diferencia tras el 0-0 contra Estudiantes. Se viene el Súper: ¿cómo sigue la historia para el Xeneize?

Las ganas de que el campeonato llegue a su fin con Boca en lo más alto suele provocar una ansiedad que a veces es contraproducente. El caso ejemplificador es el de este fin de semana: tras el empate con Estudiantes en La Plata, sonaron voces de inconformismo; mientras que, por la derrota de Newell’s, finalmente el Xeneize terminó con mayor diferencia en lo más alto, con cuatro de ventaja a los de Rosario.

En Boca se terminará por entender que algunos empates pueden ser valiosos. No es el caso de los puntos que se dejaron en el camino contra Patronato y también Atlético Rafaela, dos partidos contra equipos de flojo presente. Aún a pesar de esos tropiezos, tanto desde el resultado como desde lo futbolístico, ahora el equipo de Guillermo tiene una ventaja para nada despreciable en la zona de definición: River y Newell’s, a siete y cuatro puntos respectivamente -los de Núñez deben un duro partido en Tucumán-, deberán visitar la Bombonera con intenciones de ganar si es que realmente quieren competirle a Boca.

Boca tuvo un partido chivo en La Plata, se defendió bien y no le escapó a la lucha, aunque también queda el sabor de que con más audacia e inteligencia se podría haber ganado. Así y todo, lleva cuatro de ventaja al escolta y va puntero hace diez fechas. En la recta final, además de argumentos futbolísticos, para Boca también será importante un aspecto psicológico que últimamente no abunda: la paciencia.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.