Con la confianza alta

Agustín Rossi será uno de los dos debutantes en superclásicos que pondrá Guillermo en cancha, ¿cómo llega a un partido trascendental el dueño del arco xeneize?

El arco de Boca que tanto estuvo en los primeros planos mediáticos durante el interminable receso de verano parece haber encontrado algo de paz y es todo gracias al mérito de un joven arquero que con errores típicos de la edad, sin grandes atajadas pero con trabajo en silencio echó por tierra todas las dudas en torno a los guantes xeneize: Rossi llega al partido ante River afirmado como el ‘1’ titular.

Guillermo tendrá que poner en el arco a un debutante por segundo superclásico consecutivo, después de que Axel Werner tuviera su primer partido oficial en el Monumental en 2016, con la diferencia que esta vez Rossi llega con bastante más experiencia con nueve partidos en Boca durante este año. No sólo es rodaje, sino que también llega en un buen momento: el pibe de 21 años acumula tres encuentros consecutivos con el arco en cero y ante Estudiantes tuvo uno de sus rendimientos más contundentes.

De menor a mayor, sin la necesidad de tener grandes actuaciones a pesar de la endeble defensa pero también sin errores graves en cada uno de los cinco goles que recibió, Agustín Rossi  se fue ganando de a poco el arco de Boca. Ya nadie duda de que tenga que ser el arquero titular xeneize, pero ahora está en la previa a uno de esos partidos que puede marcarte a fuego y no le puede llegar en un mejor momento.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El puesto vacante

Con Gago y Pérez lesionados, a Boca hoy le falta el jugador que aporte el toque y la circulación en el mediocampo. ¿Cuáles son las diferentes variantes que tiene Guillermo para volver al mejor nivel del equipo?

Trabajo forzado

Boca tuvo que trabajar más de la cuenta para sumar de a tres como local: con un gol de Fabra, casi de casualidad, el Xeneize superó a Temperley y mantiene la diferencia con sus perseguidores.

A palabras necias…

Tras una semana impregnada por el antiboquismo en los rivales y los medios, Boca hace caso omiso a las sospechas infundadas. Guillermo sabe que la mejor respuesta será un triunfo ante Temperley el domingo. Y que el resto siga llorando…