Domingo bautismal

Dario Benedetto y Agustín Rossi tendrán el domingo su primera experiencia ante River: la confianza en las áreas, una de las claves del Boca puntero.

Werner; Peruzzi, Vergini, Insaurralde, Fabra; Gago, Pérez, Bentancur; Tevez, Pavón, Bou. Con esos jugadores, Guillermo Barros Schelotto le propinó a River una goleada que quedará en el recuerdo no solo por el resultado en sí, sino también por aquel zapatazo de Carlitos que quedará en la retina de todos. Para este domingo, el once es casi el mismo y solo habrá tres cambios, dos de los cuales tendrán su bautismo superclásico, mientras que el otro estará desde el inicio por primera vez ante el Millonario.

Darío Benedetto y Agustín Rossi son los primerizos. Al Pipa, una lesión lo marginó de aquel clásico justo cuando atravesaba su mejor momento en el club. Venía de convertirle a Gimnasia, Central y San Lorenzo, pero justo ante el Ciclón sufrió una distensión que lo mantuvo afuera de las canchas hasta mediados de enero. Ahora, tendrá revancha: llega como el máximo artillero del campeonato con 14 tantos -junto con Driussi- y con la confianza bien alta gracias a su promedio de gol de un festejo cada 93 minutos.

El arquero, en cambio, empezó a transitar su camino en este 2017 y si bien será la segunda vez que Guillermo tiene que poner a un debutante ante el conjunto de Gallardo, su historia es bien distinta a la del pibe de Atlético de Madrid. La diferencia está a la vista: Rossi llega con bastante más experiencia, con nueve partidos durante este año y tres encuentros consecutivos con el arco en cero. Además, solo le metieron cinco tantos y solo una vez (Talleres) más de uno en un mismo cotejo.

Uno en un área y el otro en la contraria llevan al Xeneize a lo más alto de la tabla. Podrá ser su debut ante River, pero su adaptación al siempre difícil mundo Boca pasó hace rato y esta será la única deuda que les quede por saldar.

Por @gerbo__

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.