Ganar para soñar

Boca recibe a River con una chance inmejorable: festejar una victoria y encarar lo que queda del torneo con una sonrisa dibujada en el rostro.

Boca no está obligado a ganar este superclásico por la tabla: sea cual sea el resultado, seguirá siendo puntero del torneo. Tampoco la presión pasa por un historial adverso: el último partido versus River terminó con cuatro goles a domicilio y el ídolo del club en las tapas de todos los diarios. El equipo tampoco tiene que demostrar: está puntero por méritos propios y ya ha ganado partidos importantes. Por supuesto que Boca tampoco está obligado a ganar por los promedios, como si estuvieron otros en algún momento…

Pero Boca debe ganar. Y no sólo por la historia, cómo se encargó de remarcar en conferencia de prensa Guillermo Barros Schelotto, un erudito en la materia. Boca tiene que ganar para gozar, para estar en una situación inmejorable. Para soñar con un escenario ideal: encarar holgado y confiado el tramo final del campeonato después de ganarle a su rival dos veces.

Boca va en busca de la felicidad plena. En un club en constante crisis mediática, a veces suena utópico: esta chance está ahí, se disputará este domingo en la Bombonera. 90′ que pueden dejar una sonrisa pintada en el rostro de acá al final del semestre. Juéguensela por eso.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.