Armar de nuevo

La derrota ante River obliga a Guillermo a repensar el equipo, en conjunto con las ausencias de Bentancur y Centurión.

Para Boca, que vive en crisis, perder el Superclásico fue potenciar las incógnitas y desvalorizar las certezas. El 1-3 del domingo convirtió al puntero y máximo goleador del campeonato en un equipo que, parece, tiene más falencias que virtudes y que solo lidera el campeonato desde hace 12 fechas por obra y gracia divina. Por eso, con una nueva final a la vuelta de la esquina, Guillermo Barros Schelotto evalúa un golpe de efecto para este sábado ante Newell’s.

La semana arranca el martes y el miércoles, en la primera práctica formal, deja afuera a Pablo Pérez y Santiago Vergini. Los dos son referentes y allí baja la primera línea. Pero el volante regresa entre los titulares y el que ingresa es Jonathan Silva por Frank Fabra, casi una salida de memoria para el técnico. Prueba y error, lo único que queda claro es que Juan Manuel Insaurralde tendrá un nuevo compañero en la última línea. Fernando Tobio será titular y Gino Peruzzi, otro de los grandes apuntados, también. Por fuerza mayor, Wilmar Barrios (en lugar de Bentancur, convocado al Sub 20 de Uruguay) y Gonzalo Maroni (por el desgarrado Centurión) también volverán a estar desde el inicio.

Patear el tablero tiene dos lecturas posibles: una es para el afuera y la otra, para el adentro. La primera, sirve como un bálsamo para las críticas. La segunda envía un mensaje a los jugadores. “Para jugar acá, hay que tener personalidad”, dijo el Mellizo, algo que se le achaca a varios de los futbolistas que integran este plantel desde hace ya mucho tiempo. Lo cierto, sea el motivo por el motivo que sea, es que al Xeneize se le fue apagando la llama desde que empezó el 2017 y, ahora, será obligación del técnico volver a encenderla para que no se escape un título que parecía al alcance de la mano.

No importa si, semanas atrás, no podía dormir por no poder repetir a los mismos once. Ahora, la historia es bien distinta y elige cambiar a casi la mitad del equipo. La respuesta de Guillermo tras la derrota ante River es ensayar para armar de nuevo.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

A medida del Barrios

Wilmar tuvo que esperar, pero, cuando le llegó la chance, estuvo a la altura de las exigencias. De la nada a la gloria, en tres meses.

#MuyBocaViaja: que de la mano, de los neutrales…

Goleada en el Minella, rabas en el puerto, saltó la banca en el Casino, unas birras por la Güemes: crónica de un viaje inolvidable a Mar del Plata sin los colores de Boca.