Otro Boca

Guillermo cambió después del clásico: Boca derrotó a Ñuls con la actitud y la marca como principales atributos. ¿Cómo mezclarlo con la vocación ofensiva que suele pregonar el DT?

La necesidad tiene cara de hereje y Guillermo Barros Schelotto, técnico ofensivo si los hay, lo vivió en carne propia este sábado. Tras perder el clásico con River, el entrenador dejó atrás su estilo dinámico y vertical y dio un volantazo: 4-4-2, con Leonardo Jara reforzando el medio, Wilmar Barrios fijo en la contención y una actitud totalmente diferente. El equipo se plantó para aguantar, para luchar. Y el plan dio resultado: sin muchas luces, Boca derrotó 1-0 a Ñuls, sostuvo la punta y se vuelve a ilusionar con el campeonato. ¿Qué hará ahora el entrenador?

Ante los rosarinos, Boca dejó claramente atrás el dinamismo y la vocación ofensiva: apenas Pavón y Benedetto fueron los jugadores ofensivos. De hecho, el resto del once titular carecía de gol, e incluso la apuesta de Jonathan Silva por Frank Fabra fue un claro indicio de la premisa de que la reconstrucción sería más con actitud que con juego. Boca no tuvo llegada, quedó lejos del arco rival y el gol vino de una acción individual de Benedetto; pero el mediocampo fue mucho más contenedor que en otros partidos, la defensa se sintió más segura, y al equipo le alcanzó para una victoria tan necesaria como importante.

Pasada la tormenta, y con Huracán en el horizonte, seguramente Guillermo deberá pensar en más variantes para el ataque para no tener que depender de un gol como el de Benedetto el sábado. Sin embargo, la actitud mostrada no deberá perderse: será fundamental la ascendencia de Barrios en el equipo como motor de contagio. Gonzalo Maroni, Junior Benítez, Nazareno Solís o Fernando Zuqui, mientras se recupera Ricardo Centurión, podrían aportar más peso específico por lo menos desde lo posicional en ataque.

Boca deberá volver a reinventar su delantera, buscando recuperar el poder de fuego que necesita. Mientras tanto, ante Ñuls se vio una renovada actitud a la hora del roce, con Barrios como bandera. Complementar ese empuje con mayor claridad es el principal objetivo en una recta final que debe terminar con un festejo azul y oro.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.