Pasar la presión

Boca visita a Huracán después de otra semana embarullada, con el ingreso de Magallán en la zaga central y con la necesidad de sumar de a tres para mantener la diferencia con sus perseguidores.

El equipo de Guillermo, luego de derrotar a Newell’s la semana pasada en la Bombonera, le tiró la responsabilidad a los inmediatos perseguidores. Poco más de 48 horas después, con la victoria de River en La Plata, Boca volvió a quedar en el centro de la escena para el resto de la semana. Casi como un modus operandi de estos tiempos, el Xeneize estuvo en boca de todos en los últimos días: se llegó a criticar el nivel del equipo hasta en programas de chimento mientras analizaban el tema judicial de Centurión.

Con todo ese marco, Boca visita a Huracán en otro partido clave para mantener la distancia en la cima del Torneo Local. Por enésima vez Guillermo no puede repetir el once inicial: la lesión de Insaurralde ante la Lepra obliga a una variante en la zaga y cuando todo estaba servido para la vuelta de Vergini, una fija hasta el superclásico, es Lisandro Magallán, gracias a su buen rendimiento con goles en reserva, quien ganó la pulseada para jugar junto a Tobio en Parque Patricios.

El ex Gimnasia vuelve a tener su chance como titular después de un año y medio cuando en noviembre de 2015 disputó los noventa minutos en la derrota 1-3 vs Rosario Central. Magallán, de 23 años, llegó en 2013 a Casa Amarilla y no contó con muchas oportunidades: apenas jugó 24 partidos, tuvo préstamos y lesiones de por medio que evitaron su continuidad con la azul y oro, aun así puede contar que su único gol en Boca se lo marcó al eterno rival en el Monumental bajo una tremenda tormenta.

Vergini flaqueó en un partido grande y ahora le toca a Magallán tener una nueva oportunidad en un encuentro importante para Boca pero también determinante en lo personal teniendo en cuenta que Insaurralde tiene para un mes de recuperación. Lisandro tiene que estar a la altura de las circunstancias para ganarse un lugar en la recta final y ayudar al equipo a sumar de a tres para terminar tranquilo el sábado y pasarle, aunque sea sólo por 24 horas, la presión al resto de los rivales.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.