Resurgir

A un Boca que no viene haciendo las cosas bien se le presenta un escenario ideal para la resurrección: un clásico de local y con la chance de seguir manteniendo la punta. A renovar la fe.

No hay tiempos para reproches ni para especulaciones. Boca está en la recta final del torneo, sigue puntero y tiene que volver a demostrar el por qué de su puesto este domingo. El Xeneize recibirá a Independiente este domingo a las 19 y es, después de recientes tropezones, la chance de volver a encarar el rumbo correcto en un clásico y con su gente en las tribunas.

Tras buscar un esquema que privilegie el cuidado del arco propio, ahora Guillermo volverá a pensar en él área de enfrente: Junior Benítez o Ricardo Centurión ingresarán al equipo para completar el tridente de ataque con Darío Benedetto y Cristian Pavón. Wilmar Barrios seguirá siendo el cinco, mientras que atrás el lateral derecho será de Leonardo Jara. Fernando Tobio y Lisandro Magallán repiten en la zaga central.

Enfrente, Boca tendrá a un equipo que viene en levantada y que lo hace muy bien en condición de visitante. Además, el Xeneize saldrá a jugar con el resultado de River puesto, tras la visita de los de Núñez a San Lorenzo. No hay que especular: Boca depende de sí mismo. Y es el escenario ideal para demostrar que se puede volver a confiar en el equipo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.