Vaya al frente

Ante Independiente, Guillermo volvió al esquema con tres puntas y el equipo se revitalizó. ¿Cómo seguirá la historia?

Tras perder el clásico de local ante River, la urgencia apremió: Guillermo Barros Schelotto recurrió a un 4-4-2 para batallar, transpirar y volver al triunfo ante Newell’s. Confiado por el resultado, repitió con Huracán; fue un error, y un Boca chato sólo pudo llevarse un punto de La Quema. Contra Independiente volvieron los tres puntas: la agresividad y la actitud también dijeron presentes.

Boca se plantó más adelante con la inclusión de Junior Benítez, que además fue decisivo con un gol y una asistencia. Metido en el partido, el dibujo con tres delanteros le permitió repartir mejor el espacio, sin dejar huecos por las bandas (lugar preferido de Independiente) y haciendo daño con un Cristian Pavón muy activo. Además, el esquema tiene ahora en Wilmar Barrios un sostén fundamental al momento de la defensa. Los mediocampistas quedan mejor parados para marcar, y también cuentan con otra opción de pase en ofensiva.

El esquema de tres delanteros, el preferido de Guillermo, parece haber regresado para quedarse. Ahora volverá a estar disponible Ricardo Centurión, una pieza fundamental para el tridente ofensivo. Más allá de que los planteos tácticos siempre dependerán del nivel de los jugadores, la muestra ante Independiente fue clara: Boca se paró mejor, tanto en ataque y en defensa, con mayor presencia ofensiva.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La legitimación de lo absurdo

Recordamos los diez años de un 2-0 de verano de un Boca A a un River B: del «se les viene la noche» a la parafernalia mediática que aún nos acompaña.

Cuestión central

Nicolás Figal será la primera cara nueva del 2022: un central polifacético, con pasado en Independiente, al que le gusta salir jugando. Las recomendaciones de Beckham, los elogios de Phill Neville y el doping que relanzó su carrera.

Diego para todo el mundo

Se cumplen 40 años de una histórica gira con Maradona a la cabeza: el Xeneize jugó ocho partidos en tres semanas en Estados Unidos, Centroamérica, Hong Kong, Malasia y Japón.