Soluciones al fondo

Desde el clásico contra River, Boca sólo recibió un gol en los últimos tres partidos con Tobio y Magallán en la zaga central. Será clave mantenerlo para que siga viva la ilusión.

Cuánto se ha hablado y cuánto se ha criticado a la defensa de Boca en general y a los centrales en particular en lo que va del torneo. Ni siquiera en aquel brillante cierre de 2016, con tres clásicos ganados en fila, se corrió la lupa sobre ellos. Ahora, en las últimas tres fechas, el problema parece menor: con Fernando Tobio y Lisandro Magallán (tras la lesión de Juan Manuel Insaurralde) en la cueva, Boca sólo sufrió un gol en contra (y de penal) en esta racha. ¿Cuánto hay de mérito? ¿Podrá mantenerlo el equipo?

Boca ya no es aquel equipo súper ofensivo y dinámico de tiempos anteriores, que desprotegía más de la cuenta a los centrales. Incluso la entrada de Wilmar Barrios por delante de la línea del fondo también es un factor ineludible a la hora de hablar de una mayor seguridad. Pero no se debe sacarles méritos a ambos defensores: los dos ingresaron en un momento caliente del torneo, en etapa de definición, y hasta ahora han estado a la altura y han mejorado lo hecho por sus predecesores.

Si bien se revitalizó contra Independiente y sacó una diferencia importante para encarar los últimos tres compromisos, se sabe que a Boca no le sobra nada: ha perdido puntos en partidos increíbles. Para achicar el margen de error, nada mejor que sufrir lo menos posible en el arco propio. Y en eso, el Xeneize parece haber crecido. A sostenerlo, que así se sostiene la ilusión.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.