Goleador y figura

Dario Benedetto fue el goleador del campeón y del campeonato. Siempre con apariciones determinantes para ayudar al Xeneize en los momentos más complicados del equipo.

En este Boca que corona el título después de 29 fechas disputadas, Benedetto seguramente haya sido la figura más regular a lo largo del año de disputa. A pesar del arranque repleto de dudas, sobretodo por la constante referencia al coste de su traspaso y sumado a la errática actuación en Mendoza ante Godoy Cruz, Benedetto siempre tuvo un rendimiento parejo anotando goles cuando el equipo era una máquina de generar situaciones y también cuando el fútbol no aparecía y el campeonato parecía escaparse.

Benedetto tuvo su primer tarde de gloria cuando le metió un hat-trick a Quilmes en la Bombonera, pasó un par de partidos sin convertir hasta que entró en racha: dos a Gimnasia, uno a Central y otro a San Lorenzo. Justamente una lesión ante el Ciclón lo hizo perderse el último mes de 2016 donde tal vez se vio el mejor rendimiento de Boca. Con Bou convirtiendo en los clásicos de fin de año y también en la pretemporada, Guillermo confió en Benedetto y lo mantuvo como titular para el 2017; el Pipa respondió con 11 goles en el semestre a falta de dos partidos para terminar el torneo.

Un nueve completo, de juego, de buena pegada que sólo necesita una para convertir. Se bancó críticas por el coste de su traspaso y por la falta del gol en el comienzo pero respondió con goles: 18 en 23 partidos. Dario Benedetto es la figura del campeón no solo por ser el goleador, sino también por ser el más regular y sostener a Boca con sus goles cuando el rendimiento entraba en una curva descendente.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.