El fuego del campeón 

Boca, ya consagrado,empató 2-2 con Olimpo en Bahía y llegó a 60 goles en el campeonato: el ataque fue la gran clave del equipo en todo el torneo.

Era un partido más, apenas un trámite, un compromiso: Boca, ya campeón, visitó a Olimpo en Bahía Blanca para cumplir con el fixture. Pero, sin embargo, el Xeneize volvió a demostrar una de las principales razones por la cual se puso la corona: fue 2-2 con goles de Centurión y Benedetto, partes claves de una delantera prendida fuego.

Centurión convirtió el 1-0 y llegó a ocho goles en el campeonato, una cifra alta para el ex Racing, que además sumo siempre en ataque con su gambeta y creatividad. Benedetto hizo el 2-0 con una definición de lujo: el Pipa, factor clave del campeón, alcanzó los 19 goles y es el máximo artillero del torneo. Cristian Pavón tiene nueve, Walter Bou cooperó con seis desde el banco y Carlos Tevez hizo cinco antes de irse a China.

Goles son amores y Boca ya llegó a sesenta en lo que va del torneo. Para que el equipo siga creciendo y gane más cosas, será fundamental mantener las virtudes en ataque. En defensa, más allá de que la valla de Boca es de las menos vencidas del torneo (24 en 29 fechas), sí se necesitarán más modificaciones (aprovechando esas falencias Olimpo llegó al empate). Mantengan vivo el fuego del campeón.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.