El fuego del campeón 

Boca, ya consagrado,empató 2-2 con Olimpo en Bahía y llegó a 60 goles en el campeonato: el ataque fue la gran clave del equipo en todo el torneo.

Era un partido más, apenas un trámite, un compromiso: Boca, ya campeón, visitó a Olimpo en Bahía Blanca para cumplir con el fixture. Pero, sin embargo, el Xeneize volvió a demostrar una de las principales razones por la cual se puso la corona: fue 2-2 con goles de Centurión y Benedetto, partes claves de una delantera prendida fuego.

Centurión convirtió el 1-0 y llegó a ocho goles en el campeonato, una cifra alta para el ex Racing, que además sumo siempre en ataque con su gambeta y creatividad. Benedetto hizo el 2-0 con una definición de lujo: el Pipa, factor clave del campeón, alcanzó los 19 goles y es el máximo artillero del torneo. Cristian Pavón tiene nueve, Walter Bou cooperó con seis desde el banco y Carlos Tevez hizo cinco antes de irse a China.

Goles son amores y Boca ya llegó a sesenta en lo que va del torneo. Para que el equipo siga creciendo y gane más cosas, será fundamental mantener las virtudes en ataque. En defensa, más allá de que la valla de Boca es de las menos vencidas del torneo (24 en 29 fechas), sí se necesitarán más modificaciones (aprovechando esas falencias Olimpo llegó al empate). Mantengan vivo el fuego del campeón.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El puesto vacante

Con Gago y Pérez lesionados, a Boca hoy le falta el jugador que aporte el toque y la circulación en el mediocampo. ¿Cuáles son las diferentes variantes que tiene Guillermo para volver al mejor nivel del equipo?

Trabajo forzado

Boca tuvo que trabajar más de la cuenta para sumar de a tres como local: con un gol de Fabra, casi de casualidad, el Xeneize superó a Temperley y mantiene la diferencia con sus perseguidores.

A palabras necias…

Tras una semana impregnada por el antiboquismo en los rivales y los medios, Boca hace caso omiso a las sospechas infundadas. Guillermo sabe que la mejor respuesta será un triunfo ante Temperley el domingo. Y que el resto siga llorando…