Viejo lobo

Guillermo apuesta por un experimentado: Goltz, que estuvo bajo su ala en Lanús, será el primer refuerzo de Boca. Arriba para fortalecer la defensa, el principal déficit del Xeneize. ¿Por qué el Mellizo insistió tanto por él?

Los primeros movimientos de Boca en este mercado de pases desnudan la gran falencia del equipo en el último campeonato. Y es que pese a haber sido campeón, la defensa del Xeneize nunca logró ser garantía de solidez. Principalmente fue la zaga central la que más dudas mostró. Desglosando nombre por nombre, Vergini nunca convenció a nadie más que al entrenador e Insaurralde estuvo lejos de ser aquel que brilló como partenaire del Flaco Schiavi entre 2011 y 2012. Sobre el final del torneo, Magallán ingresó en lugar del Chaco por una lesión. El ex Gimnasia redondeó buenas actuaciones salvo ante Olimpo. Aún así, luego de varios años en el club sigue sin poder asentarse. El más destacado del núcleo de la defensa fue Tobio, relegado de manera insólita por momentos. Recién ingresó luego del superclásico en la Bombonera, cuando la presencia de Vergini pasó a ser insostenible tras una pésima actuación en la caída por 3-1. Su entrada no hizo más que exponer la decisión de Guillermo: el ex Vélez debía ser titular hace tiempo.

Por tales motivos, sumado a que el club no intentará retener a Tobio, es sensato que la búsqueda comience de atrás hacia adelante. Y en la danza de nombres, la primera negociación que llegó a buen puerto fue para incorporar a un viejo conocido del Mellizo. Paolo Goltz, ex Lanús, campeón de la Sudamericana 2013 bajo las órdenes del Mellizo, será el refuerzo con el que el Xeneize abre un mercado de pases que se vislumbra intenso teniendo en cuenta que en diciembre sólo habrá dos cupos. Por eso, Boca invierte apuntando al torneo que se iniciará en agosto, pero también con un ojo puesto en la Libertadores del 2018.

Un dato casi paternal une al zaguero con Guillermo: la primera vez que el actual entrenador del Xeneize dirigió un partido, Goltz estuvo entre los titulares. Aquel sábado 4 de agosto de 2012, el defensor compartió dupla con Erramuspe en la caída de Lanús por 1-0 ante Colón en Santa Fe que significó un estreno con el pie izquierdo para los Barros Schelotto. Pese al desliz inicial, la simbiosis fue instantánea. El ex Huracán, que había arribado al Granate en 2010, mostró su mejor versión con el Mellizo al mando. Tal es así que con la obtención de la Sudamericana 2013, ambos gritaron campeón por primera vez. Goltz rompió el maleficio de aquel polémico desenlace ante Vélez vistiendo la camiseta de Huracán, mientras que el Mellizo se coronó de la línea de cal para afuera.

El defensor fue uno de los pilares del ciclo Barros Schelotto en el conjunto del Sur. Conformó un tridente inexorable junto a Izquierdoz en la zaga y Marchesín en el arco. Por delante de ellos actuaba Guido Pizarro como director de orquesta. Sí, todos nombres que se repiten en la cabeza del Mellizo. Apellidos que si no sonaron en el mercado anterior, aparecen en el actual. Le dieron rédito en Lanús. Y ahora los quiere de este lado del Riachuelo. Si bien la lógica de los colores indica que mezclando azul con amarillo obtenemos verde, Guillermo rompe con tal razonamiento: para él, dicha combinación da como resultado granate.

Sobre el estilo de Goltz, se destaca como un defensor dúctil, que posee buen manejo para la salida con pelota en los pies e incluso ha jugado como lateral en algunas oportunidades. También se distingue por su carácter. En el Granate solía hacerse cargo de la ejecución de los penales. Y si bien no es de los centrales más lungos, va bien de arriba a la carrera. Tales virtudes mencionadas acaban por constituir la máxima valía del ex América: es un central integral.

“Este Boca será recordado por como ataca”, lanzó Guillermo luego de la consagración. Razón no le falta. El equipo arrasó marcando 62 goles en 30 partidos. El déficit, aunque el técnico reniegue, está en el fondo. En parte lo admite, si bien se ha esmerado por proteger a la defensa de las críticas. Así se explica la llegada de Goltz. A contramano de lo que indica la norma, los conjuntos del Mellizo se arman de adelante hacia atrás. Y hacia allí hemos llegado…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El gran debate

Angelici convocó a todas las agrupaciones del club y Boca por primera vez parece tomar la cuestión de la Bombonera como un tema de Estado. “La primera opción es ampliar”, le dijo Gribaudo a MuyBoca. ¿El sueño es posible? ¿Quedó atrás la idea de una nueva cancha?

Una opción en ataque

Cristian Espinoza será el segundo refuerzo de Boca, un extremo clásico con pasado de selección juvenil y fútbol español que llega como una variante para el ataque del equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Refuerzos con fuerza

A diferencia de otros mercados de pases, Boca busca jugadores con chapa y mucho rodaje en sus clubes: Medel, Pizarro (difícil) y Goltz (ya abrochado) son los tres principales nombres que se manejan. Nada de descarte…