Una opción en ataque

Cristian Espinoza será el segundo refuerzo de Boca, un extremo clásico con pasado de selección juvenil y fútbol español que llega como una variante para el ataque del equipo de Guillermo Barros Schelotto.

En las próximas horas Guillermo podrá contar con el segundo refuerzo de cara a la temporada 2017-18. Ya firmado el contrato de Paolo Goltz, Espinoza jugará en el Xeneize a préstamo desde el Villarreal en un vínculo que en principios será por 12 meses con la posibilidad de extenderlo un semestre más en caso de que Boca siga en carrera en la Copa Libertadores del año que viene. El ex Huracán llega para reforzar la ofensiva más destacada del último campeonato argentino.

Cuando apareció el apellido de Espinoza en el radar de Boca la lógica lo indicaba como el reemplazo ideal de Cristian Pavón, que ante una oferta del Zenit parecía tener su futuro más en el viejo continente que en Brandsen 805. El ex Huracán es un extremo derecho clásico que se cansó de asistir a Wanchope Ábila en los años que compartieron equipo en Parque Patricios. Velocidad, desborde y sacrificio son algunas de las características que emparentan a Espinoza con el ‘7’ de Boca, aunque también se asemejan en el momento de finalizar las jugadas con poca efectividad. La gran diferencia pasa porque el surgido de las inferiores del Globo no tiene gol, con apenas 14 en más de 100 partidos como profesional.

Espinoza es un jugador que a pesar de su juventud (cumplió 22 años el 3 de abril pasado) sabe lo que es salir campeón: en 2014 ganó con Huracán la Copa Argentina y la Supercopa Argentina derrotando a River en partido único; jugó en las selecciones nacionales juveniles, donde con la Sub 20 conquistó el Sudamericano y después disputó el Mundial de la categoría; y también fue parte de la Sub 23 que disputó los Juegos Olímpicos de Río. En los últimos dos certámenes compartió plantel con Cristian Pavón, y en el Mundial además lo hizo con Agustín Rossi, dos futuros compañeros de equipo.

El Villarreal le vio futuro y lo compró pagando una cifra importante para el mercado local. No jugó ningún partido en el Submarino Amarillo que rápidamente lo prestó al Alavés por pedido de Mauricio Pellegrino, por entonces DT, allí jugó seis encuentros (uno sólo como titular), en el semestre, no convirtió goles y en el mercado de pases invernal europeo salió cedido al Valladolid de la segunda división. Allí jugó diez partidos, ocho como titular y aunque no convirtió goles, registró tres asistencias. Tiene experiencia europea sin mucho éxito.

Guillermo Barros Schelotto y la dirigencia apuestan por un jugador interesante y joven, que tiene mucho para mejorar pero que ya ha demostrado condiciones que le valieron un pase a España. En principio, Boca incorpora un extremo por derecha como opción a Pavón, pueden jugar juntos siempre y cuando uno se corra a la izquierda y para eso el más indicado parece ser el ex Talleres. Espinoza se acoplará a un equipo que en ofensiva parece hacer todo bien por lo que está ante una gran oportunidad para él: además de mostrarse en el equipo más grande del continente, buscará explotar una faceta oculta, el gol.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Choque de opuestos

Boca, el equipo que más goles marcó en el torneo, visitará a Vélez, el único que mantiene su valla invicta. La última vez en Liniers, el conjunto del Mellizo realizó una de sus mejores performances. ¿Repetirá este sábado?

Suma sin restar

Paolo Goltz va creciendo en Boca y contra Godoy Cruz se vio su mejor versión. Pedido por Guillermo, llegó con poco ritmo de fútbol y de a poco se va acomodando.

La ilusión renovada

El básquet Xeneize arranca una nueva temporada en el máximo nivel, con cambio de entrenador, varias caras nuevas y con la obligación de no repetir la mala campaña del año pasado.