Chau, chau, ¿adiós?

Gambetas, goles y quilombos. El combo Centurión dejó su huella en menos de 11 meses y, aunque ya se despidió, todavía puede volver a ponerse la ’10’ de Boca.

Gambetas. Goles. Lesiones. Menos gambetas. Quilombos. Cuestionamientos. Más gambetas. Aplausos. Ovaciones. Lo que cualquier futbolista vive en Boca a lo largo de un ciclo -pongamos como referencia más de tres años-, Ricardo Centurión lo atravesó en poco menos de 11 meses. Fue el ’10’ del campeón. Fue el heredero de la camiseta de Tevez y de Román. Fue, también, quien se vio involucrado en uno, dos, tres… escándalos. Indiscutible dentro de la cancha, el estilo que tiene fuera de ella es la que lo lleva hoy a mirar cómo sus compañeros arrancan la pretemporada sin él.

«Deportivamente no tengo nada para decir. Tiene que mejorar algunas cosas en lo privado, pero estamos contentos con él. Ha sido muy profesional. Ojalá se quede», fue el pedido de Guillermo Barros Schelotto, ni bien terminó el campeonato. «Ha rendido en la cancha, pero afuera hizo cosas que no nos gustaron. Evaluaremos su continuidad», fue la respuesta de Daniel Angelici. El devolución del Tano fue un desaprobado.

El presidente advirtió desde el primer momento que no iba a pagar la cláusula de rescisión, pero que sí iba a negociar. Para la dirigencia, esas irreverencias que tanto pesan en el campo de juego domingo a domingo, no valen el precio de las que comete afuera semana tras semana. O, por lo menos, no los seis millones y medio de dólares que le pide Sao Paulo.

La táctica de la CD es dejar transcurrir el tiempo para que en Brasil aflojen. Hacer uso del desgaste es una movida arriesgada, habitual por estas épocas, y que tiene un alto margen de error, pero que, al mismo tiempo, puede beneficiar ampliamente al club si se aplica correctamente. Por ahora, el Xeneize -que si en algún momento tenía prioridad, la perdió- compite con Racing y con algunos interesados en Italia, pero corre con la ventaja de tener la voluntad del jugador de su lado.

«Si no sigo en Boca, me retiro», aventuró en una entrevista. Luego, se retractó y, días más tarde, se despachó con una foto del plantel en su red social favorita acompañada de una despedida por escrito que todavía no se termina de convertir en un adiós definitivo.

Por @gboero

Comentarios

  1. m parece insolito lo de la gente llorando por ahi que no compran a centurion

    C E N T U R I O N

    un tipo que no nos dio nada, que cuando tuvo que jugar se cago o se fue de fiesta a un boliche. basta de merqueros como gago. que se vayan a jugar a Merqueros FC.

    aguante Boca y el Diego

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…