¿El nuevo diez?

Con la llegada de Cardona, se vislumbra un cambio de sistema en Boca: ¿Guillermo lo utilizará como enganche definido? «No me comparen con Riquelme», pidió el colombiano.

Luego de someterse a la revisión médica para convertirse en refuerzo de Boca, Edwin Cardona sintió por primera vez el acoso de la prensa local. Ante las preguntas insistentes que intentaban sacarle falsas promesas para endulzar el oído del hincha, el colombiano fue cauto. «No me comparen con Riquelme», lanzó cortando con cualquier tipo de paralelismo. Sabias palabras. Román es una institución. No sólo para el Xeneize. También para Argentina. Y para el resto del continente. Nadie puede desconocer sus proezas. El ex Monterrey no es la excepción. Pese a la similitud de estilos, el flagelo de la comparación resta más de lo que suma: ya lo han padecido varios 9 de la era post Palermo. Recién Benedetto pudo romper con esa cruz…

Tal vez sea esta la primera vez que una incorporación de Boca es equiparada con Riquelme. Por características, el puesto de enlace supo estar en peligro de extinción. La desaparición del 10 boquense fue un golpe duro para la raza. Es que Román es el enganche por antonomasia. Y si bien Tevez ejecutó un rol de nexo por momentos, Cardona es lo más símil a dicha función que tiene el Xeneize en los últimos años. Desde ese punto de vista, el parangón con la máxima eminencia en el puesto es comprensible.

¿Qué le ofrece el colombiano al equipo? Más allá de su capacidad para conectar al medio con los delanteros, Boca recupera peligro en pelota parada con el ex Atlético Nacional. Por mucho que lo intente, los tiros libres de Gago no espantan ni a una mosca. Cardona también se destaca por su remate en movimiento y por su capacidad goleadora. Uno de los grandes déficit del Xeneize en el torneo anterior fue la dependencia casi exclusiva de los delanteros para anotar. Y como plus, pese a su elegancia, el volante no le escapa al roce.

La gran pregunta entonces es cuán dispuesto está Guillermo a cambiar su esquema predilecto. Con Cardona, el 4-3-3 parece tener fecha de defunción próxima. Si bien ha jugado por izquierda en México, es difícil imaginarlo como interior. Para aprovechar al máximo su talento, el sistema no debería desgastarlo demasiado cumpliendo funciones defensivas: es mejor que conserve energías para tener la lucidez de dar el pase exacto.

Habitual titular en la selección colombiana que comanda Pekerman, Cardona ilusiona a los hinchas con ser el refuerzo estelar para ganar la Copa del 2018. Este semestre le servirá al Mellizo de banco de pruebas. La apuesta por un engache natural es audaz: tal vez Román no sea el último diez…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.