¿Para qué viene?

Wanchope viene a Boca por una gestión personal de Daniel Angelici. Goleador y con chapa, la pregunta es: ¿tendrá minutos con Benedetto y Bou? Por algo se piensa en un préstamo…

Darío Benedetto fue el goleador y a la vez la figura del Boca campeón 2016/17; no conforme con eso, el Pipa arregló una mejora en su contrato para quedarse con la vista puesta en la Copa Libertadores 2018. Walter Bou entró ante lesiones de Benedetto y respondió, sobre todo con goles claves a San Lorenzo, Racing y River. Por detrás de ellos viene Marcelo Torres: el pibe fue goleador con la Sub 20 y revalidó sus gritos en la Reserva. Por si fuera poco, el club decidió vender a Facundo Colidio, goleador de la Sexta, en siete millones de dólares al Inter de Italia. Pese a todo esto, Daniel Angelici encabezó personalmente las negociaciones para cerrar el pase de otro centrodelantero, Ramón “Wanchope” Ábila. ¿Por qué?

Lo primero que se debe hacer al analizar el caso es destacar las cualidades de Wanchope. En 2017, aunque no fue titular indiscutido por compartir plantilla con Rafael Sobis y Thiago Neves -que ocuparon la delantera en varias oportunidades-, jugó 27 partidos (12 de titular) y convirtió 12 goles entre Brasileirao, Mineirao y Sudamericana. Ábila llegó a Brasil con 27 años tras explotar en Huracán, donde metió once tantos en 15 encuentros del torneo local en 2016, aunque su esplendor se vio en el plano internacional: tiene diez gritos en 18 presentaciones, contando Sudamericana 2015 (llegó a la final con el Globo) y Libertadores 2016 (octavos de final).

El problema no radica, entonces, en Ábila en sí, si no en el Ábila para qué. Angelici fue claro al referirse al caso: Guillermo Barros Schelotto no lo pidió, si no que es una negociación que él quiso hacer. La relación con Adrián Ruocco, representante de Wanchope pero también de Carlos Tevez; la falta de pago de Cruzeiro a Huracán, que facilitó el escenario de negociación; el golpe de impacto que significa traer a un tipo con buen pasado y aún mejor carisma; todas razones válidas para traer a un jugador valioso. Pero que no se sabe si es realmente una necesidad…

Ábila quedará a la espera de un hueco entre Benedetto y Bou en un semestre que, más allá de los compromisos de Copa Argentina, no dará muchas opciones de rodaje extra; recién en 2018, mercado de pases mediante -¿emigrará algún nueve?-, Boca se enfrentará a una temporada con más minutos para repartir. También tapará juveniles en un club que, igualmente, todavía no logra darles la utilidad que uno piensa que podrían aportar, pero mientras tanto les saca provecho vendiéndolos por millones. Por toda la situación, hasta se pensó en una salida alternativa: se rumorea que el delantero puede ser dado a préstamo este semestre, para no dejar pasar la chance de incorporarlo ahora.

Wanchope, sin estar en la mira del DT, es una apuesta pura y exclusiva del presidente. El tiempo dirá para qué

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Inyección anímica

Boca sumó un triunfazo en el último partido del año por Superliga: el Xeneize derrotó a Independiente en Avellaneda por 1 a 0 con gol de Cardona. El equipo de Guillermo llega con la moral alta a la final de la Libertadores.

Impunidad

La final de la Libertadores se jugará y no se identificó a ninguno de los responsables del ataque al micro de Boca. La presión de la CONMEBOL pudo más que el pedido xeneize. Ahora, a confiar en la hazaña del equipo.

Crónica de una vergüenza

La agresion al micro de Boca, el show patético de CONMEBOL, la responsabilidad de River, los huevos del plantel y CT, las idas y vueltas de Angelici… Todo el papelón del Monumental contado desde adentro.