El joven capitán

Nahitan Nández, volante uruguayo, está a un paso de sumarse a Boca: conocé la historia de este pibe de Punta del Este que se transformó en el jugador más chico en llevar la cinta de Peñarol. 

El sol cayendo en Playa Mansa, el paseo por la Gorlero, la exclusividad de Casapueblo, los boliches de La Barra, los rugbiers argentinos y algún que otro coxinha brasileño gastando sueldos en champagne. El glamour por momentos y la exhuberancia por otros adornan Punta del Este, joya de la Costa uruguaya. En medio de todo ese cóctel, un pibe de barba desprolija, pelo de corte mohicano y actitud rebelde emerge: Nahitan Nández, futuro refuerzo de Boca, promesa del fútbol charrúa, el capitán más joven de la historia del club más antiguo de ese lado del charco.

Nahitan empezó su carrera en clubes menores de Uruguay, como Maldonado y un breve paso por Defensor Sporting. Finalmente llegó a Peñarol con edad de Cuarta, y el salto no se demoró: recomendado por Paolo Montero, por ese entonces coordinador de las Inferiores del Manya, Nández vio Primera de la mano de un DT con chapa como Jorge Fossatti. El pibe debutó en 2014 con 18 años, en medio de un contexto de lesiones y de un mal andar de Peñarol. Aún así, se hizo su lugar, y una vez que los titulares retornaron al primer equipo siguió peleando y sumando minutos cada vez que tuvo la chance. 

Consolidado como pieza clave del Sub 20 de Uruguay, Nández jugó el Sudamericano y el Mundial con la Celeste, y a partir de junio de 2015 se ganó el puesto en Peñarol; el premio fue la convocatoria a la Selección mayor de la mano de Oscar Tabárez. Esa misma temporada, la 2015/16, Nahitan disfrutó de su primer título, cuando Peñarol le ganó la final del Uruguayo a Plaza. Entre su consolidación y sus pasos iniciales con la Celeste, 2017 llegó con una sorpresa: fue elegido capitán por el entrenador Leonardo Ramos, convirtiéndose en el jugador más joven en llevar la cinta en la historia de Peñarol. 

“El capitanato le llegó demasiado pronto, por momentos lo llevó a querer bancar la parada cuando todavía le faltaban algunos partidos. Hoy ya los tiene, tiene otra experiencia, pero en ese momento parecía querer ser más capitán que jugador”, le contó a MuyBoca Radio el técnico que lo hizo debutar en Primera, Jorge Fossati. “En ese momento sumó tarjetas rojas, hacía muchos foules. Hoy creció, y por ejemplo ya no foulea tanto. Hoy es un jugador inteligente y con mucha personalidad”, analiza el entrenador uruguayo.

“Desde el primer minuto que llegue, va a mostrar personalidad para pelear el puesto. Tiene las condiciones técnicas para jugar en cualquier parte del mediocampo: la capacidad de recuperar, pero también buen pase, buena pegada. Tiene todo para jugar”, ilusionó Fossati, remarcando un aspecto quizá más desconocido de Nández: además de su entrega, el pibe tuvo pasado de enganche en las Inferiores, por lo que también se anima a jugar. No sólo eso, si no que en 2017 aportó con siete goles para la causa de Peñarol. 

Boca está a un paso de sumar a un volante joven, con proyección, con entrega y también con algo de clase. De nombre extraño y cuna glamorosa, Nahitan Nández ilusiona.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Primeros pasos

Boca jugó su primer amistoso del año y fue derrota por 3 a 2 ante Godoy Cruz en Mendoza. Sebastián Pérez fue uno de los puntos destacado del equipo de Guillermo, mientras que Gonzalo Maroni y Walter Bou anotaron los goles.

El Tevez futbolista

Más allá de los debates sobre su vuelta, lo fundamental acerca de Carlitos es su rol adentro de la cancha: ¿cómo se acoplará a un equipo que, sin él, fue campeón y desfiló en todo 2017?

Administrar en la abundancia

El Boca modelo 2018 ya toma forma: aunque todavía faltan un par de refuerzos para terminar de cerrar la plantilla, Guillermo tendrá la responsabilidad de armar un once ideal con cantidad de variantes de primer nivel.